Luis Gilberto Ramírez Calle

Por: Luis Gilberto Ramírez Calle*

Agripina Romero González, se refiere al Policía, como ese ser humano que en silencio lleva la incomprensión de la sociedad, el juicio a su desempeño, la crítica de sus actos; sin aceptar de él, que es mago para medio vivir con el sueldo recibido, que su salud se quebranta por las vivencias extremas, que tiene enemigos por aplicar la ley y salvaguardar a los ciudadanos. Mis respetos a ti policía de pueblo, ciudad o capital. Héroe de la sociedad ciega; y, cuánta razón le asiste, más cuándo del Policía y de la Institución que los contiene se ha dicho y se dirá por siempre que sin uno y otra no podrá vivir ni existir sociedad alguna.

Interesa por tanto en el contexto fundante y fundamental que encierra seguridad, seguridad pública y seguridad ciudadana, un sólido marco normativo para sustentar bien y mejor el Sistema de Seguridad Pública (Protección Civil y Seguridad Ciudadana); y en consecuencia, se sigan generando importantes debates en lo local, departamental, regional y nacional, orientados a mejorar las relaciones cada día y cada vez más ciudadanos / autoridades, mediante acciones dirigidas a considerar en esta sana relación los superiores principios que exalten la tolerancia, el respeto a los derechos humanos, la transparencia y la rendición de cuentas. La seguridad, ya lo dijimos, es valor esencial para garantizar la convivencia autoridades / ciudadanos, marco de responsabilidad por la que con justa razón la ciudadanía exige de los servidores públicos respeto a la ley, espíritu de servicio, ética y mayores niveles de formación académica para el mejor desempeño de su actividad.

Dentro del marco referido de la responsabilidad emana de forma y manera sustancial el definitivo requerimiento de atender los asuntos todos de policía con la seriedad y la contingencia necesaria para garantizar las libertades sociales consagradas en nuestra Constitución Política, razón por la que importe adentrarnos en un tema esencial de la seguridad, como es la labor que entraña la inteligencia policial, a efecto de nutrir de manera franca y de primera mano, que su tarea se haga de forma preventiva, antes que punitiva.

Es desentrañar sistemática y cuidadosamente los meandros temáticos para hallar las fortalezas y debilidades de las temáticas, ya que las cuales proporcionarán ventajas analíticas para atrever hipótesis sobre lo que debemos hacer para sacar adelante las estrategias suficientes y necesarias para la recopilación, análisis, almacenamiento y explotación de sumas confiables de información que suministren elementos, herramientas e instrumentos sustantivos a la labor inmensa que cumple la policía, nivel de análisis que hará más eficiente el trabajo de las instituciones responsables de seguridad y justicia, sin desconocimiento de otras instituciones públicas, cuyas responsabilidades coadyuvan a que la tarea de la seguridad sea triunfante.


*Luis Gilberto Ramírez. General (r) Policía Nacional de Colombia- Ponal. Administrador. Consultor Asesor en Seguridad, Inteligencia y Defensa Nacional. Abogado. Especializado en Derecho Administrativo.

Otros Artículos del autor :

LA NUEVA INSEGURIDAD  Febrero 16 de 2022. La seguridad en los municipios está rebasada por la inseguridad. Ha cedido  el camino a la delincuencia, la violencia y el crimen en general.
DE LA POLÍTICA Y LA FUERZA PÚBLICA. Febrero 10 de 2022.  Es algo que no se ha debatido a fondo y debemos tener conciencia plena de las responsabilidades que les competen a ellas y a la política.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.