Economista Omar Escobar

Ec. Esp. Omar Escobar

¿Por quién votar? Para contestar a esta pregunta, hay que tener en cuenta un factor clave como es “identificar los actores económicos que financian las campañas”.

Los verdaderos móviles de la participación en política han sustituido los principios fantásticos pero loables de la democracia; una de ellas, es la financiación privada de las campañas políticas, factor clave del detrimento de la democracia ideal. La política bajo nuestro sistema capitalista no escapa a las reglas del mercado. En cada región existe una competencia imperfecta, representada por un cártel de partidos políticos que en cierta medida imponen condiciones a sus electores, pero a la vez deben competir fuertemente para captar la mayor cantidad de votos. Por ello, la actividad política es un escenario de “inversión de capital”, donde el riesgo y la tasa de ganancia depende del costo de las campañas y del número de inversionistas.

De alguna manera, el Estado, trata de corregir las fallas del mercado, brindando condiciones de igualdad para la competencia entre partidos. La Ley 1475 de 2011 reglamenta las donaciones en el ET (Art. 257 ET), fija topes máximos para la financiación de campañas de elección popular, ejemplo, $96.216 mll por lista de circunscripción nacional, cifra bastante alta para aspirar al senado. Además, para el Estado es casi imposible tener un control sobre todas las contribuciones que recibe el candidato por parte de particulares quienes generalmente esperan su retribución a través de la contratación estatal. Según, John Henry Garzón Gil, en su tesis sobre dicho tema, dice: “actualmente, la financiación privada de campañas electorales es promovida por los contratistas”. Para el consultor húngaro, Michael Pinto-Duschinsky, «la corrupción y los abusos relacionados con la financiación de las elecciones y los partidos políticos están entre los peligros más comunes que las democracias actuales deben enfrentar.» Estos peligros pueden incluir:

  • El trato preferencial para los donadores de sumas considerables. Las donaciones cuantiosas de los individuos adinerados y de los grupos de interés pueden comprar una cantidad desproporcionada de influencia… y de trato especial.
  • La noción de que las únicas personas que pueden participar en la contienda electoral son los individuos solventes o aquellos que tienen amigos y simpatizantes ricos, y que las personas que no pueden recaudar suficiente dinero no pueden contender.”

Si bien la financiación en Colombia es mixta, hay que enfatizar en las fuentes privadas de financiación de sus campañas, donde las familias Y EMPRESAS poderosas del país son las verdaderas líderes y protagonistas de la política. Según el trabajo de Miriam Forero y Martha Segrega, respecto a la campaña del presidente Duque, afirman que al menos 118 “donantes” tienen relación con importantes empresas del país, en calidad de accionistas, fundadores, presidentes, directivos, gerentes, subgerentes o representantes legales. Incluso, 28 de ellos figuran como directores de empresas en Panamá y otros tres en Islas Vírgenes, Estados Unidos y Londres. Duque recibió 100 millones de Manuel Santiago Mejía Correa (Alkosto), el sector de la construcción con 19 donantes, le puso 276 millones de pesos, para un promedio de 14.5 millones por donante. Duque, gasto entre 14 mil millones y 23 mil millones para atraer a sus 10.373.080 votantes, es decir, un costo/per cápita de $1.352 por votante; esa diferencia entre donante y votante, lo hace menos responsable ante ellos y más responsable con los donantes generosos.

Hoy en día, las cosas siguen igual… El Sr. Federico, en su campaña a la alcaldía de Medellín obtuvo 145 millones del Grupo Empresarial Antioqueño. Hoy cuenta con el empresario Mario Hernández quien últimamente lideró la adhesión de más de 90 empresarios a su campaña, en especial grandes empresarios y fundaciones del Grupo Empresarial Antioqueño, mismo que respaldó la campaña de Uribe y Duque. Según Transparencia por Colombia, a la fecha, no ha reportado todo, tan solo los $2.830.441.854 de la consulta y 583 millones para la primera vuelta, provenientes de donantes particulares clase alta-alta y empresas. ¿A quién favorecerá su gobierno?

El Sr, Petro hasta el 4 de mayo, tiene reportado ingresos por $4.700 millones de pesos, (similar al de Rodolfo con $4.100 millones), provenientes de un crédito bancario con la cooperativa financiera CONFIAR y Bancolombia. En su anterior compaña los mayores ingresos corresponden a créditos con la banca privada y donaciones de empresas comerciales, de transporte de carga, no muy relevantes en el sector y otros académicos y particulares de clase media.

Fajardo, en las elecciones pasadas gastó $8.9 millones. Hasta ahora tiene reportado $6.603.000.000 como ingresos provenientes del crowfunding. crédito con Bancolombia, donaciones de particulares, como: Gabriel Gilinski, hijo de Jaime Gilinski. Rakel Kardonski de Gilinski, quien en el pasado le aporto 39 mll a Duque.  Alejandro Santo Domingo Dávila le aportó a Duque y Vargas Lleras. Álvaro Echevarría Olano de Homecenter y Diana Barco… donantes de clase alta que apuestan a ambos lados. Bancolombia no se cohíbe de prestar dinero a los de derecha o izquierda.

La posición de donante o del acreedor particular, los convierte en “votantes especiales” que, de ley, tienen posición privilegiada frente al resto de votantes en cuanto a las decisiones gubernamentales… de allí, se infiere que el candidato inclina sus programas a los grandes financiadores de su campaña. En ese orden, el voto del ciudadano de a pie carece de valor, solo tiene un precio en función del costo de los factores y quien invierte (donante/inversionista), obtiene más beneficio, pues recupera la inversión más una alta tasa de ganancia, a través de contratos y cargos públicos… Así que el cuento de “libertad y democracia”, sirve para atraer masas… en realidad operan las leyes del mercado – plata es plata – opacando el voto de opinión de las personas bien informadas y capacitadas…


*Omar Alirio Escobar. Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.

Por editor