Ec. Esp. Omar Escobar

Hace un año, conocíamos que muchos niños en la escuela no estaban aprendiendo lo suficiente, esto se manifestaba en la incapacidad de leer y entender un texto sencillo en niños de 10 años… o en la infantilización de la sociedad post-industrial manifestar comportamientos de niños en los adultos… eso se llama: “pobreza de aprendizajes”.…eso ya era preocupante, ahora con la interrupción de la asistencia a clases presenciales lleva a un estado de urgencia educativa, pues no solo hay déficit en calidad sino en la desigualdad de aprendizajes entre los sectores sociales.

En el 2021, cada país va a tomar decisiones poniendo en la balanza el riesgo sanitario y el aprendizaje. Entonces no solo se necesita cerrar la brecha tecnológica para democratizar la educación y la salud, replantear los regímenes laborales de los maestros públicos, los sistemas de evaluación institucional para acreditar licencias de funcionamiento de planteles privados y la revisión de la deuda pública.

Para cerrar la brecha tecnológica, a través de la creación de un ecosistema tecnológico es la estrategia adecuada, además son bienvenidos algunos puntos de Jaime Saavedra Director Global de Educación del Banco Mundial, quien recomienda:

  • Invertir en la infraestructura de agua y saneamiento, equipamiento y protocolos de protección sanitaria.
  • Crear herramientas para medir los aprendizajes de los estudiantes, distribuir material de lectura, dispositivos electrónicos, negociando precio-cero para conexión a internet a sitios educativos. 
  • Fortalecer modelos híbridos de educación remota (Radio, TV, internet) complementados con interacción con los maestros y clases presenciales en la medida que las condiciones sanitarias lo permitan.

En cuanto a los regímenes laborales y la evaluación del sistema educativo, es sabido que dicho sistema necesita una reestructuración de contenidos en función del desarrollo tecnológico y científico, la formación de pensamiento crítico, el aprendizaje activo, pues ya llevamos medio siglo de retraso en comparación con Finlandia, Corea del Sur, Singapur, Japón. Por otra parte, los gobiernos han sido incapaces frente al sindicato del magisterio para defender el conocimiento y el dinero público…hoy una buena parte de docentes nada tiene que envidiar a los senadores colombianos; mientras la educación pública está llena de incompetencia, la universidad privada de garaje crece al amparo de la coima. De aquí la importancia que los países deben acelerar su inversión en docentes calificados, proporcionándoles formación práctica para mejorar el aprendizaje y las habilidades.

En cuanto a la deuda externa, se prevé un crecimiento del 59.8% para éste año…Hace falta gestión en la reducción de la deuda para que el país pueda financiar la escolarización, contribuyendo significativamente a la economía del país, pues la educación está estrechamente relacionado con el capital humano y la formación bruta de capital. Según David Malpass Presidente del grupo Banco Mundial, los Gobiernos del Grupo de los Veinte (G-20) han logrado alivianar la deuda; éste año, a través de su “Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda”, el G-20 ha implementado medidas temporarias con el objeto de poner en pausa el servicio de la deuda y liberar espacio fiscal para cubrir las necesidades urgentes relacionadas con la pandemia…

Algunos colombianos necesitamos de alguien, con esas capacidades…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *