Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez*

Será mucho pedir para nuestras ciudades que empecemos a ocuparnos como primera medida de solucionar, lo que es importante y urgente, vale decir nuestras propias realidades y necesidades, camino a su consolidación; y además, pensando en futuro, de todo cuanto refiera ambiente, digitalización, interconexión de los objetos a través de internet y el comportamiento de los individuos en comunidad, partes esenciales de los parámetros múltiples que entran desde ya a configurar lo que serán las ciudades del mañana.

Ciertamente -ni adivinos que fuéramos-, nadie sabe ni sabrá verdaderamente qué nos depara el futuro, pero la realidad ahora es que nuestros espacios urbanos están atestados de gente, lo mismo que absurdamente contaminados. Media humanidad vive actualmente en ciudades, y para el 2050 se prevé que lo estará el 75%; de ahí que sea desde ya el momento de empezar a diseñar entornos urbanos más inteligentes, ya que se necesitara albergar poblaciones cada vez mayores y requerirán de modernizarse. Importan ciudades descarbonizadas, autos eléctricos, bicicletas compartidas, calidad del aire, ecológicas, sustentables, sostenibles, verdes, que articulen urbanización y pasado de campo y tengan un centro neurálgico, objetos inteligentes conectados entre sí, red de sensores y sistemas que se unan y puedan trabajar eficientemente.

El comportamiento de las ciudades tendrá que ver con el comportamiento de los ciudadanos y los sistemas convertirse en el tejido de la vida, involucrar consultas a los grupos de la comunidad y los planes de recolección de datos del consentimiento de los usuarios, al igual que acceso a la información para que tengan el doble de probabilidades de hacer cambios, ya que el poder de los más será importante t determinarán en mejor forma lo que verdaderamente necesitan y se moverán sus habitantes respondiendo a las señales sociales y al comportamiento comunal acerca de qué camino seguir.

Es como la ciudad inteligente que debemos procurar ser, movernos del concepto a la realidad, y tener la capacidad de proporcionar algo para todo el mundo, lo que se alcanza sólo porque y cuando, son creadas por ña participación activa de todos, como sostienen analistas expertos en la temática. impone lo cual y en consecuencia la verdad que tenemos de transformarnos en entornos de bienestar para un mejor vivir, pues los grandes cambios de nuestra era suceden en las ciudades. constituyen los núcleos principales de actividad económica y social, aglutinando una mayor necesidad de recursos a la que responde debemos mediante el diseño de soluciones transformadoras. 

Soluciones interconectadas que hagan de las ciudades verdaderos entornos de bienestar productivos para vivir, fortalecidos ante la emergencia climática y demás otras adversidades que surgir puedan, y que en efecto acontecen.la urgencia de equipar a las ciudades con la capacidad de enfrentar los principales desafíos del planeta, como el cambio climático y la concentración urbana, impulsa a que diseñemos servicios urbanos esenciales más allá de la energía y el agua, lo mismo que abordemos de manera consciente, entre otras generales como particulares aspectos y situaciones,  la gestión de residuos y la economía circular, extender la movilidad eléctrica y compartida, a efecto de revitalizar el espacio urbano de forma eficiente, al tiempo de aumentar considerablemente las zonas verdes, lo que nos encaminara, como debe y tiene que ser al establecimiento de mejoresciudades; esto es, sostenibles, inclusivas, seguras y eje que posibilite el logro de los objetivos de desarrollo sostenible. Es a lo que con premura y sin improvisaciones a lo que hay que apuntarle, con el fin de preservar el ambiente y preservarnos como personas, como conglomerado y como humanidad consciente. 

saulherrera.h@gmail.com 

*Abogado. Especializado en Gestión Pública. Derecho Administrativo y Contractual

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.