Economista Omar Escobar

Ec. Esp. Omar Escobar

Con el liderazgo de USA, y el apoyo de la Unión Europea, el Banco Mundial, Japón, Canadá y el grupo de Lima, se creo el Programa: Plan de Respuesta para Refugiados y Migrantes de Venezuela cuyo financiamiento llega a los US$6.443 millones de dólares, desde 2017. A esto hay que sumar que dichos migrantes fueron vinculados al sistema de seguridad social de los países receptores, en el marco del estatuto temporal de migrantes venezolanos. En atención a personas extranjeras en servicios de salud pasamos de 1.761.716 en 2018 a 4.312.903 en 2021, en parte contribuyó a la mayor concentración de venezolanos en Colombia, luego le siguen Perú y Ecuador donde hay un incremento considerable de asilos financiados por dicho programa. PRIVILEGIOS que ninguno de los 3.378.345 migrantes colombianos ha tenido ni tendrá en el extranjero.

Lo preocupante es, que este tipo de “atención humanitaria” con el paso del tiempo, se ha convertido en una carga más al Estado, pues es un subsidio financiado por el consumidor – el FMI, prevé que para 2023, el costo para seguir atendiendo a esta población será superior al 0.6% del PIB – … más que un acto humanitario es una  política norteamericana. Desde lo pragmático, una política absurda, pero retribuyen políticamente en el escenario estadounidense. En nuestra región, ha terminado por agravar los altos índices de criminalidad e inseguridad, puesto que llegaron a nuestro territorio mafias del crimen organizado de la trata de personas y la prostitución. En 2020, la tasa de homicidios de los migrantes venezolanos triplicaba la de los colombianos (62,96 vs. 21,87 personas por cada cien mil habitantes). Además, el Estado Colombiano tiene la carga de la natalidad migrante: “mientras en 2017 se registraba en el territorio nacional el nacimiento de 1.256 niños y niñas de madres procedentes de Venezuela, en 2020 este número ascendió a los 66.637 nacidos vivos”.

Si al gobierno de EEUU, de verdad le preocupa el problema venezolano, pudo haber mediado en contra de la demanda de Conoco-Phillips contra Petróleos de Venezuela por la módica suma de 2 millardos de dólares y así evitar la confiscación de los cargamentos de hidrocarburos de los buques venezolanos. También pudo interceder con el FMI, el BM, para apalancar los laudos arbitrales de 1.300 millones con Rusoro Mining Ltd., o los 1.400 millones de dólares con Crystallex International Corp para evitar la confiscación de Citgo Petroleum Corp en Estados Unidos…, pero Trump la cedió a Guiadó y preparaba una invasión a Venezuela. Sin embargo, con las sanciones y embargos estrangulan al paciente, por otro lado, intensifica la migración con dineros de las confiscaciones.

Las sanciones no se constituyen en la causa principal del deterioro de la economía, lo han intensificado y han causado daños colaterales a la población civil, ente ellos la migración, que si bien tampoco es la más alta (8.84%), si lo es desde la oposición política internacional, pues Haití, que no tiene gobierno socialista, tiene un 14% de migración, pero ni Biden y ningún medio de comunicación hablan de eso…

La aplicación de estas sanciones es contraria a los derechos internacionales y a los principios del liberalismo proclamado por Estados Unidos. Demuestra que el macartismo sigue vivo pero incapaz de prever los efectos de sus políticas anticomunistas, no solo a nivel económico y social, sino también regional, influyendo en el detrimento de las relaciones entre los países de este continente y el tío Sam se lava las manos. 

*Omar Alirio Escobar. Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.
¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.