Rafael Robles Solano

Por: Rafael Robles Solano*

Cuando esta colaboración sea publicada, ya conoceremos los resultados de las elecciones del 29 de mayo de 2022. No puedo pronosticar quien o quienes serán los vencedores, pero si estoy en capacidad de exponer mis serias preocupaciones por la enorme polarización que nos rodea y la falta de interés y compromiso por arribar a una autentica reconciliación nacional, que es lo que urgentemente requiere Colombia. Por ello, antes de concretar el contenido del presente artículo, estimo pertinente hacer un somero repaso de lo que implica históricamente para el país, la funesta saga de las hegemonías tradicionales, que, de una u otra forma, han contribuido al sacrificio impune de quienes en su momento representaban para el establecimiento, serios riesgos para conservar sus privilegios, como al parecer nos encontramos en el presente.

Por ello me permito reseñar los personajes más representativos de esta saga funesta, iniciando con: RAFAEL URIBE URIBE, abogado, periodista, empresario, catedrático, militar y pensador, herido de muerte el 15 de octubre de 1914, presuntamente cuando se dirigía por la Plaza de Bolívar hacia la sede del Congreso colombiano, llevando consigo un proyecto de ley para favorecer a los trabajadores colombianos, intentando promover su protección en caso de accidentes laborales. 44 años después, cae sacrificado JORGE ELIECER GAITAN, el 9 de abril de 1948, serio aspirante a la presidencia. Gaitán se había declarado como socialista, incorporando muchos de los postulados marxistas en su lectura de la realidad.

Sin embargo, no proponía un cambio radical del sistema sino una transformación gradual que beneficiaría no sólo a las clases populares sino a sectores medios y de empresarios, actuando dentro del partido Liberal. Recordar que a lo largo de su trayectoria política fue consecuente con la estrategia del cambio desde el partido liberal, su peligro para el establecimiento derivaba de sostener que: “ambos partidos tradicionales compartían el mismo proyecto oligárquico.” 41 años más tarde, el 18 de agosto de 1989, la víctima de los sinestros embates de la arraigada oligarquía fue LUIS CARLOS GALÁN SARMIENTO, político proclamado candidato presidencial por la convención del partido liberal. Su participación política en el país se caracterizó por la rebeldía y la crítica constructiva. Se comprometió sobre todo a combatir la corrupción y el clientelismo e intentó modernizar los partidos políticos y las instituciones colombianas. Su mayor reto, no obstante, fue enfrentarse al narcotráfico y su penetración en la sociedad colombiana, con lo que se convirtió en el blanco de la violencia promovida por los capos de la droga, a quienes se atribuye la autoría intelectual de su asesinato.

Concluyo este breve repaso histórico, con ÁLVARO GÓMEZ HURTADO, asesinado saliendo de la universidad donde era docente, quien cayó víctima de unos sicarios que le emboscaron el 2 de noviembre de 1995, un conservador que buscaba el cambio integral de lo que denominaba como: “el establecimiento.” Reconocido también como intelectual y humanista, sus partidarios en Colombia aún lamentan que no haya llegado a la Presidencia de la República, un cargo para cuyo ejercicio -aseguran- porque el país no estaba preparado para tener como máximo dirigente a un hombre de su estatura intelectual, humana y como estadista.»

Actualmente estamos a las puertas de una eventual llegada a la primera magistratura de Colombia, de un candidato proveniente de las ideas socialistas, que en el pasado militó en la insurgencia, al que por esa causa no le perdonan sus enemigos dicho antecedente, nos encontramos conque la extrema derecha despliega todos sus arsenales propagandísticos y retóricos en contra de dicha figura, infundiendo temores entre la población que confundida, no sabe si el derrotero de Colombia, conlleva como ellos pregonan, la perdida de las libertades y de una democracia, que en la realidad no pasa de ser una parodia, porque acá, la mayoría de los ciudadanos no participan, por desconfiar en sus dirigentes e instituciones. Entonces ojalá depongamos los resentimientos y procuremos caminar juntos.

*Rafael Robles Solano. Secretario Ejecutivo LIDERESOCIAL. Correo electrónico: lideresocial@hotmail.com

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor