Francisco Javier Vásquez Asencio

Por: Francisco Javier Vázquez Atencio*

Vive el mundo momentos de suyo difíciles, marcados por guerras, crisis sanitaria, económica y social de opacos horizontes, emergencia climática y cambios profundos en materia política que esperan ser resueltos positivamente, lo que indica el reto de cimentar todo con renovado y elevado espíritu, donde diálogo y discrepancias sean respetadas, a fin de poder consensuar constructos camino a consolidar sociedades más equilibradas, justas e inclusivas.

Interesa como sociedad, frente a tan confusos panoramas, la obligación de caminar bajo marcos de convivencia en las instancias de conversación y discusión que fueren y diseñar propuestas concretas que hagan parte del debate nacional, a efecto de consolidar estructurados mensajes respecto a la importancia del sector privado para el desarrollo sostenible, la participación de múltiples partes interesadas y la fuerza de la colaboración; así como acompañar los procesos que permitan conocer falencias, preocupaciones, obstáculos y desafíos, frente a todo lo que significó y significará las emergencias que aún estamos viviendo global y localmente, las vuales entrañan de manera cierta consecuentes incertidumbres de cara al porvenir.

Tenemos, so pena de pagar caro no hacerlo, seguir aupando con real convicción y sentido de urgencia, diálogos abiertos sobre el ambiente, deberes estatales y ciudadanos, en vía a aportar con visiones, posturas y experiencias de todos los sectores, para elaborar y entregar solidas propuestas, con la colaboración y participación de todos.

Líderes, dirigentes, mandatarios, conductores a todos los niveles les asiste asumir su papel y atender el llamado de actuar unidos en estos tiempos de dificultad, con la mirada puesta en una total recuperación, requerida de planes audaces en todo sentido. Deber de todos es recuperar nuestras economías y lograr que la comunidad rica de naciones apoye decidida y decisivamente a los países en desarrollo, lo que de paso contribuirá a superar desconfianzas y divisiones, con un espíritu renovado de diálogo, encargo y reconciliación, lo mismo que darnos a la tarea inaplazable de recuperar a la madre tierra con compromisos climáticos a la altura de la magnitud y urgencia de la crisis ambiental que padecemos.

Misión es, tendrá que ser y será, continuar acompañando y articulando participaciones, colaboraciones, contribuciones y aportes a esta tarea, consignando sueños, valores, conocimientos, herramientas e instrumentos válidos para auxiliar de manera eficaz en el avance de medidas que permitan y faciliten favorecer el logro de un mundo mejor con sentido de plenitud, bienestar, progreso, convivencia y prosperidad integrales.


*Francisco Javier Vázquez. francisco.vasquez.atencio75@gmail.com @franvasquez06 Administrador de Empresas. Especializado en Recursos Humanos. Especializado y Magister en Gerencia Social.

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor