Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Sería la solución, para que nuestros campesinos productores, den valor agregado a sus y con mayor facilidad los comercialicen.

Esta iniciativa surgió en diciembre del año 1.978, después de valorar el recurso humano, frente a los diferentes procesos de desarrollo, que se encuentran en el sector rural, para convertirlos en proyectos productivos asgo-industrializados.

Fue el 30 de diciembre de 1978, – después de ardua investigación, -sin recibir ningún recurso-,  cuando el suscrito, con amplia divulgación por el diario la Patria de la ciudad de Manizales, lanzó el proyecto, con el título: Universidad de Técnicas Agrícolas e Industriales, funcionará en el Norte de Caldas.

Posteriormente tan importante iniciativa, fue secundada por otros importantes  medios de comunicación, como el noticiero de la época de Arturo Avella y el  de Javier Darío Restrepo.

Por iniciativa del doctor Rodrigo Marín Bernal, ministro de trabajo de la época, se logró una reunión con el señor presidente de la República ese entonces, doctor Julio César Turbay Ayala, quien escuchó el proyecto con mucha atención  y se comprometió enviar una comisión de los Ministerios de educación y Agricultura, para que lo evaluara y sacaran conclusiones, que permitieran ponerlo en marcha.

Lamentablemente, los tres funcionarios designados, por orden de la presidencia de la república, para tarea tan importante, fueron inferiores a la misión impartida y se dedicaron a tomar trago y a explotar atenciones de los alcaldes del Norte de Caldas; finalmente salieron con informe tan vergonzoso, que el mismo presidente, ordenó su destitución inmediata.  

Considero que proyecto tan importante para la época, en que las comunicaciones y el internet, aún no estaban ni siquiera en mente de los gobiernos, no era desde ningún punto de vista viable, pero, ahora que ya se ha despegado, conectando las más apartadas zonas del País, con la tecnología de la informática, es el momento propicio para pensar, en desempolvar tan importante iniciativa y ponerla en práctica.

Lo primero que debería hacerse es, promover proyectos productivos agro- industriales, para que nuestros campesinos productores, a partir de las 6pm y hasta las 8pm, reciban cursos de capacitación agroindustrial de los productos que cosechan en sus parcelas.

Los centros de capacitación, quedarían en las mismas parcelas, que podrían ser extendidos a los días sábados en las horas de la mañana,

Lo anterior les daría la capacidad, para darle valor agregado a sus productos y a través de los mismos medios de capacitación, ofrecerlos a los mercados nacionales e internacionales.-

La agricultura por contrato que tanto ha expuesto el señor ministro de agricultura, sería la gran oportunidad, para que nuestros campesinos productores y ya capacitados, sin necesidad de acudir a intermediarios, puedan comercializarlos.

Pensemos, que en los actuales momentos, un instituto agroindustrial, virtual, abierto y a distancia, con centros de práctica regulados en las mismas veredas donde existen los cultivos, es totalmente viable.

urielos@telmex.net.co

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.