compositor adolfo-echeverria

Por: Iván Meneses- Periodista

El 3 de Septiembre del año  1934, nace en la ciudad de Barranquilla  el reconocido compositor Adolfo Ernesto  Echeverría. Además de compositor,  fue  cantante  y  director de orquestas.

El maestro Echeverría se  dio  a conocer en  la década de los 60 y 70 en las emisoras  unidas y la voz de la costa, cantando   Rancheras y  baladas, alternando la música con  su trabajo de vendedor de ropas.

Transcurrió el tiempo y llega el año de 1961, Adolfo Echeverría compone la canción que lo catapultaría a la fama,  “Las cuatro fiestas”, la cual le grabara unos amigos suyos  que pertenecían a la orquesta  “El cuarteto de Mónaco”. Años después  la artista Nuris Borras  la grabo, y  por último  la inmortalizo con  su voz  Diomedes  Díaz.  Al ser grabada por 2El cacique de la Junta”  el disco (LP) se vendió  como  arroz, convirtiéndose  en  éxito  total  por que menciona en ella las  fiestas más esperadas  por los colombianos y barranquilleros: el ocho de Diciembre con la noche de las velitas,  Navidad,  año  nuevo y  finaliza con el carnaval de la Arenosa.

Desde aquella  época  hasta nuestros  días,  “las cuatro fiestas” se  ha convertido  en la canción más sonada  en Colombia  y ha sido grabada por artistas de otros géneros.

La paloma grabada por Jorge Oñate, amaneciendo, la niña triste, hasta que amanezca,  encaríñame, vamos a beber, atardeciendo, Gloria  peña,  los gansos de la laguna, noches de Colombia, la inmaculada y  madre,  son  unas de las 2.800 joyas  musicales  que ha compuesto el  maestro Adolfo Echeverría, con las que año tras año  prende las fiestas y rumbas del país.

En el año  2015 tuve la oportunidad de ir hasta la casa del  artista más célebre del país, ubicada en el barrio los Almendros de Soledad, Atlántico  para conocerlo  y tomarme una foto con él.

El maestro Echeverría e Iván Meneses – periodista. Año 2015.

En la puerta  de su vivienda me recibe su esposa, la señora Anastasia  Arrieta, quien amablemente me hizo seguir hasta la habitación en donde dormía Adolfo.   Ahí estaba el, postrado en su cama producto de un desgaste de cadera y columna,  luciendo una pantaloneta de color azul y un suéter blanco y  una de sus manos  sostenía  un  radio con el  cual a diario escuchaba  las noticias. Le  hacía  preguntas, pero no  me respondía con claridad. Procedo a pedirle el favor a una amiga que me tomara una foto con el maestro.

 A las diez de la mañana en la clínica general del norte de Barranquilla, la voz  de Adolfo Echeverría se apagó,  el  cuatro de  diciembre del 2018 por una isquemia cerebral que impedía  respirar con  normalidad. Según los médicos que lo atendieron el paciente ingreso con agua en los pulmones.

Curiosamente parte de este mundo, Adolfo Echeverría en el mes que lo inspiro a componer la mayoría de sus  canciones que por estos días  suenan  anunciando la venida de Diciembre.

Por: Iván  Meneses – Periodista.

Por editor