El editorial de la revista ciéntifica  Physics  of  Fluida reveló el pasado  14 de diciembre que llevar mascarilla o tapabocas  puede no ser suficiente para evitar la propagación del Covid -19 si no se acompaña del distanciamiento físico recomendado por los científicos y autoridades sanitarias.

La revista, publicada por el Instituto Américano de física (AIP), basa su afirmación en un estudio en el que analizó cómo impactan  y  se propagan las gotas que transportan el coronavirus al toser o estornudar en cinco tipos de mascarillas (tapabocas) fabricadas en distintos materiales.

“Una máscara definitivamente ayuda, pero si las personas están muy cerca unas a otras, todavía hay una posibilidad de propagar o contraer el virus”, advierte el profesor de la Universidad Estatal de Nuevo México y coautor del estudio, Krishna Kota.

La conclusión es clara: “las mascarillas por sí solas no ayudarán, sino las máscaras y el distanciamiento”, subraya Kota.

Para el estudio, los investigadores construyeron una máquina con un generador de aire que emitía pequeñas partículas líquidas que imitaban las figuras de estornudos y de tos de los humanos y que se encuentran suspendidas  en el aire, a través de láminas de láser en un tubo cuadrado hermético con una cámara.

Posteriormente, bloqueaban el flujo de las gotitas en el tubo con cinco tipos diferentes de materiales para mascarilla: la tela regular, de tela de dos capas, de tela húmeda de dos capas, para una mascarilla quirúrgica y para una mascarilla N -95.

Todas ellas capturaron la mayoría de las gotitas, desde la de tela regular, que permitió que trasladarán alrededor del 3,6% de las gotitas, hasta la N -95, que detuvo el 100% de las gotitas.

Sin embargo, a distancias inferiores a 1,8 metros, incluso esos pequeños porcentajes de gotitas pueden ser suficientes para contagiar a alguien, especialmente si una persona con Covid -19  estornuda o tose repetidas veces, según ¡os investigadores.

En Barranquilla, parece no importarles a sus habitantes éste mortal virus que se propaga velozmente.

Estuvimos visitando el centro histórico de esta ciudad y nos subimos a un autobús urbano y fuimos testigos de las aglomeraciones que se registran a diario en la capítal del Atlántico, principalmente en las horas picos. Visitamos también entidades bancarias en donde tampoco se están cumpliendo las normas de bioseguridad.

¿Qué pasa con los barranquilleros?,

¿Será que al distrito le falta reforzar las medidas protocolarias para evitar aglomeraciones y frenar la propagación de esta pandemia en la Arenosa?

Por:  Iván Meneses      Investigador periodístico.

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.