Las alcantarillas del corregimiento de Zapatosa, Cesar, vierten sus aguas residuales a la Ciénaga que lleva su nombre, ocasionando contaminación en sus aguas y provocando enfermedades a sus habitantes. Los más afectados son los niños y adultos mayores quienes se han resultado con enfermedades estomacales,  la propagación del mosquito del Dengue, problemas respiratorios, entre otros.

Las especies piscícolas que habitan en este complejo cenagoso, se han visto amenazadas porque las aguas putrefactas  ocasionan su muerte. Los habitantes de este corregimiento, a diario deben utilizar el agua de la Ciénaga para su consumo y realizar las tareas del hogar.

Los Zapatoseros le hacen un llamado a Corpocesar, al gobernador de ese departamento, al alcalde del municipio de Tamalameque y al gobierno nacional para que actúen con prontitud y le den solución a esta problemática, por la cuál podría provocar la   muerte de sus habitantes por intoxicación.

Por:  Iván Meneses

 Investigador y Periodista.

Por admin