Rafael Robles Solano

Por: Rafael Robles Solano*

Hace algunos meses, más exactamente a mediados de octubre del pasado año, me referí en este semanario al siguiente titular: “DE ASPIRANTES AL CONGRESO Y PRESIDENCIA, FRENTE A LA PAZ.”  En la misma sostenía:  “… como en medio de semejante multitud variopinta de candidatos, no aparecen propuestas concretas en favor de las reivindicaciones sociales que reclama la mayor parte de la población colombiana.  Entre ellos se observa y deduce, como el problema social que actualmente vivimos, no se halla entre sus primeras propuestas, especialmente en aquellas que atañen a lo relacionado directamente con superar las secuelas o consecuencias del proceso de paz…”  En efecto, este domingo 13 de marzo, arribamos a unas elecciones por causa de las condiciones socio políticas y económicas que atravesamos, sin duda alguna serán históricas para el futuro de Colombia.

Repasemos entonces aquellos elementos que requieren la inmediata atención de los diferentes candidatos y gobernantes sin atender a un orden de importancia, porque todos son relevantes, estos son:  La seguridad ciudadana frente a la violencia urbana y rural, la última de cara al cruel exterminio de campesinos,  líderes sociales, de los derechos humanos, etc., que luchan por la restitución de las tierras de donde fueron desplazados; el evidente descontento social ciudadano y de abstencionistas de todas las edades y jóvenes, cansados de los enormes índices de pobreza, de la falta de oportunidades para estudiar, trabajar y sobre todo para vivir decorosamente; las originadas por los corruptos de toda clase, que tienen invadidos todas las esferas públicas y privadas, como las institucionales y administrativas de la nación, sin que las autoridades y entes de vigilancia y control asuman como les corresponde el dar resultados efectivos contra los implicados en las múltiples denuncias, de las que solo tienen eco, las que trascienden a los medios de comunicación.    

Bajo el panorama descrito, las elecciones del domingo representan una excelente ocasión y oportunidad para que acudamos masivamente a las urnas y que ojalá con nuestros votos, consigamos la tan anhelada renovación mayoritaria que se necesita del Senado y la Cámara de Representantes, porque desde allí, será el origen de los urgentes cambios legislativos que requiere con urgencia el país.

En consecuencia, no podemos seguir siendo cómplices con nuestra pasividad y ausentismos de los pocos eventos democráticos que como ciudadanos tenemos a nuestro alcance, para eludir nuestras responsabilidades y permitir que los corruptos de siempre, con sus maquinarias electorales y candidatos en cuerpos ajenos continúen copando la mayoría de las curules del congreso.

Necesitamos que ambos órganos legislativos se renueven en más del 60%, para que se visibilicen dichos cambios y que a continuación, los nuevos congresistas lideren dichas actividades con reformas y proyectos sociales realistas, que permitan a los colombianos ver con optimismo y esperanza el venidero porvenir de Colombia, con cambios socioeconómicos, que nos lleven a confiar de nuevo en nuestros dirigentes y gobernantes, para que los procesos de paz, por fin se vayan consolidando y logremos una estabilidad que nos permita el reto de progresar como lo merecemos todos. De modo que ojalá aprovechemos esta oportunidad histórica para el despertar de Colombia. 


*Rafael Robles Solano Secretario Ejecutivo LIDERESOCIAL. Correo electrónico: www.lideresocial@hotmail.com.co

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.