Por: José Manuel Herrera Brito*

¿Será que tenemos todos en nuestro ADN el pesimismo? ¿Somos así por naturaleza? ¿No nos damos por enterado que estamos en tiempos donde son dables impulsos, fomentos, y esperanzas? Tenemos sin duda muchas cosas y asuntos por hacer, por descubrir, por potenciar, por consolidar, y en ello se encuentra nuestro porvenir. Tenemos por tanto que estudiarnos, analizarnos, mirarnos, lo mismo que mirar y observar con detenimiento lo que no hemos visto hasta ahora que tenemos y empezar empezando a hacer lo que no hemos hecho, que es mucho por no decir que es todo.

Nuestras circunstancias imponen que debemos y tenemos, si progresar integralmente queremos, hacerlo todo de manera diferente, no improvisar, no repetir errores. No es que solamente se haga crecer la economía, lo que por sí mismo no alcanza para las soluciones requeridas. Se necesita crear, como expertos en estas asignaturas sostienen, una nueva economía, particularmente donde no la hay; lo mismo que desarrollar nuevas actividades en nuevos territorios, vale decir aquellos con menos recursos a lo largo y ancho del país, ya que no nos sirve (en mi concepto nunca sirvió por haber sido desdibujado) el concepto de descentralización, soportado en transferencias.

Descubrir otras vías nos permitirá prender nuevos motores, los que nos potenciarán, entender que ello ha de ser principio de solución, si comprendemos de una vez por todas que somos un país de naciones con características especiales en cada una de ellas, las que entendidas y debidamente adecuadas y encauzadas dará sus mejores resultados, razón por la que obligados estamos a entendernos mejor, trabajar a fondo para catapultarnos con las más de nuestras potencialidades.

Combatir corrupción; impunidad; tener una pronta y cumplida justicia, que no politizada, amañada ni manipulada; el narcotráfico y la inseguridad, y avanzar en lo educación, salud, lo social y lo económico, entre otros muchos débitos, todo lo cual debemos y tenemos que ganar coetáneamente y en los mismos espacios. Fundamental es irrigar por todo el país mayormente requerido y más necesitado, nuevas capacidades de creación de riqueza y eficacia estatal

Se obligan nuevas visiones empresariales, diseñar nuevas prospectivas, estrategias y visiones del Gobierno Nacional, adaptarse frente al país, conocerlo, resolver sus problemas. Abandonar ineficacia, coyuntura, ignorancia, desconexión e insensibilidad con las regiones, que requieren curarse, recuperarse, sanarse y en sus gentes más sentido de pertenencia. Implantarles e implementarles nuevos emprendimientos y negocios con mercados, tecnología, logística, Ser como Estado facilitador, dinámico. Aunar capacidades, conocimiento, mercados y tecnología acorde con las potencialidades. Es explotar lo más productivo y exponencial en cada una de ellas, hacer reverdecer lo marchito, dejar que todo emerja y fluya. Pensar y repensar el país para el mundo, redescubrirse de una vez por todas sin más dilaciones, en la seguridad que distinto, promisorio y rico será el porvenir del corto al largo plazo. saramara7@gmail.com

Por admin