El pasado 13 de mayo  fallece el maestro de la televisión colombiana, Carlos Julio  “el gordo” Benjumea,  debido a una  diabetes  con  la que  tuvo  que vivir varios años realizándose  procesos de diálisis por insuficiencia renal.  En junio del año pasado sus quebrantos de salud se agudizaron y tuvo que someterse a una cirugía de columna debido a una complicación con su médula que le generaba un fuerte dolor de espalda y piernas.  A pesar  que la cirugía fue un éxito, sus molestias lo afectaron durante los últimos meses de su vida.

Carlos Benjumea, nacido en Bogotá  el 27 de enero  de 1941 y conocido por los colombianos como “El Gordo” Benjumea, llevaba más de 50 años en el mundo artístico. Participó inicialmente en varias producciones, interpretando papeles humorísticos en películas como: ‘el taxista  millonario’,  “El inmigrante latino”,  que salieron al aire entre 1970 y 1980.

Aunque en sus   años de  trayectoria artística en el teatro,  en  el cine y  en   la televisión, Carlos jamás ha interpretado el papel de costeño. Su mayor deseo   era pasar  los últimos días de su vida en Barranquilla,   “la Arenosa”.  Así se lo manifestó  en una entrevista al diario local  EL HERALDO  en el marco de la celebración de sus 50 años de vida artística.

Manifestó también  que le  fascinaba  el clima de la ciudad, la gastronomía; pero sobre todo   la  “mamadera de gallo”  y el calor humano de su gente. Por eso, para ir ambientándose a la temperatura barranquillera, el artista, en ese momento con 74 años, se mudó a Girardot (Cundinamarca), tras residir toda la vida en su natal Bogotá.

“Me encanta la tierra caliente, sin embargo, por el tema de las diálisis que me hacen cada tres días debo seguir cerca de Bogotá, sino me fuera  de una pa” la Costa”, dijo  con su acostumbrado sentido del humor.

Benjumea, nos deja su legado artístico y su sencillez. Un ejemplo  a  seguir para los actores de la nueva generación de la televisión de nuestro país, la cual hoy pierde a su más representativo  actor.

¡Gracias le  doy  al  maestro por hacer  reír y por divertir a los niños y  jóvenes de la generación  pasada con sus actuaciones estelares de la época. Esos niños y jóvenes   somos hoy  unos  hombres,  quienes lamentamos profundamente  su partida.

¡ADIOS MAESTRO, CARLOS BENJUMEA, DESCANSA EN PAZ!

POR. IVAN MENESES

PERIODISTA.

Por admin

Un comentario en «VIVIR EN LA COSTA: EL SUEÑO NO CUMPLIDO DE CARLOS “EL GORDO” BENJUMEA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *