Por: Hernando Manjarres Altahona

Cuando uno escribe o habla de James David Rodríguez Rubio sin duda está hablando de uno de los futbolistas más exitosos y ganadores de la historia del fútbol colombiano; 24 trofeos en Colombia, Argentina, Portugal, España y Alemania lo avalan al nacido en Cúcuta.

Más allá de los logros deportivos y su excelsa calidad, el volante creativo se ha caracterizado por no tener buenas relaciones con sus últimos técnicos, muchas polémicas y todo apunta a su comportamiento e inmadurez en momentos decisivos. Rafa Benítez, Zinedine Zidane, Nico Kovac y la novela más reciente con Reinaldo Rueda, este último lo desconvocó del seleccionado nacional al parecer por una lesión que posteriormente desmintió su club el Everton de Inglaterra.

Lo que si es cierto es, que a James le gusta la noche, las copas y la farándula. Difícilmente pueden ser buenos ingredientes para combinar con un deporte tan exigente como lo es el fútbol y en una cultura como la europea; fue por ello que, Adriano, Edmundo, Romario, Roy Keane, Paul Gascoigne, Ariel Ortega, Cicihno y George Best por citar algunos no tuvieron ese brillo permanente en sus respectivos clubes y nunca se convirtieron en referentes.

Son 29 años que tiene y todavía según los expertos le quedan 3 o 4 años, en las ligas más representativas del mundo, pero todo está en él, en su disciplina, en su prudencia y en la madurez que un jugador con esa edad ya debiera tener. No se trata de en vivos en redes sociales, se trata es demostrando dentro y fuera del campo ese James que brilló en el 2014 pero se quedó con esa sombra…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *