Sanciones económicas a Rusia

Por: Ec. Esp. Omar escobar

Las sanciones económicas impuestas a Rusia por parte de los países occidentales, hacen parte de la estrategia bélica, nueva forma de guerra económica para debilitar y aislar a un país. En economía, toda política tiene doble filo, en este caso puede conducir a debilitar gradualmente el dominio del dólar estadounidense y por ende a debilitar el sistema monetario internacional. El congelamiento de activos del banco Central de Rusia y las sanciones a la banca China (endurecidas con Trump), contribuye al surgimiento de pequeños ecosistemas financieros que darán soporte al comercio entre los países sancionados por EEUU y porque no de otros países dispuestos a transar en otro tipo de moneda, diferente a la moneda hegemónica: el dólar.

En el supuesto caso, de agruparse aquellos países sancionados, entre ellos, China, Irán, Pakistán, y Rusia que sumarían un 20% de la población mundial, súmese a países donde China tiene influencia, como India, Arabia Saudita (aliado tradicional de USA), Brasil, entre otros, ese porcentaje se duplicaría, dando bases para un sistema financiero paralelo al liderado por los anglosajones.

Acorde con las costumbres comerciales, los países acumulan reservas en la moneda en la que comercian con otros países y en la que se endeudan en el mercado externo, por ello, se estima que Rusia tenía una quinta parte de sus reservas en activos en dólares en bancos alemanes, japoneses y del reino unido, ahora congelados. Para evitar estas sanciones, y en el marco de las negociaciones, Rusia exige frente a sus socios comerciales europeos, el pago y cobro en rublos y más aún, pide que, si el pago es en euros, será toda vez que haya una conversión a través del oro para conseguir un cambio justo con el rublo. Al parecer Rusia trata de buscar el respaldo de su papel moneda en el oro y por eso la gran compra de oro que ha venido haciendo en los últimos años; estrategia rusa para enfrentar al dólar y al euro como monedas de referencia y de poder… al final, le ha dado resultado, pues el rublo mantiene su repunte y al parecer el oro va a jugar un papel fundamental en esa transformación de euros a rublos.

En ese nuevo escenario de comercio internacional con Rusia, se demandarían menos dólares, resquebrajando la política monetaria internacional que se hará sentir en las presiones inflacionarias y la producción tanto en países desarrollados como los emergentes… y, a largo plazo el dólar perdería su posición hegemónica. Gita Gopinath, consejera económica del FMI, advierte que la participación de la moneda estadounidense en las reservas internacionales ha caído del 70% al 60% en las últimas dos décadas debido al fortalecimiento del papel de otras monedas e incluso de las criptomonedas como el bitcoin o monedas digitales como el yuan digital o el mismo dólar digital. No quiero decir que el dólar va a caer abruptamente, pero el ecosistema a su alrededor da señales de debilitamiento y posiblemente surja un colapso en otros 20 años y depende de factores externos como el avance la economía oriental liderada por la China comunista.

Me atrevo a pronosticar este escenario, puesto que cualquier imperio económico y por ende su sistema monetario, no es eterno, está destinado a colapsar en algún momento de la historia… eterno es, la práctica de la obtención de ganancia, es decir el capitalismo…


*Omar Alirio Escobar. Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.