Por: Rafael Robles Solano*

Con la presente crónica, me permito traer a colación una breve reseña de mis anteriores escritos, para apreciar la enorme preocupación que anunciaban los mismos, con  cuyos títulos, se puede vislumbrar que nos aproximábamos al inocultable caos en el que ahora nos encontramos, veamos: “DEL DERECHO A LA INFORMACIÓN, LA RESPONSABILIDAD SOCIAL VS INFORMACIÓN, LA PANDEMIA DEL NUEVO ORDEN SOCIAL, INDISCIPLINA SOCIAL VS IGNORANCIA, EDUCACIÓN – NO NOS ENSEÑAN A PENSAR, OCASO DE LOS PRINCIPIOS Y VALORES PERSONALES, LA DECADENCIA DEL ESTABLECIMIENTO y DEFENSA DE LA ESTABILIDAD SOCIAL.”

Actualmente nos encontramos padeciendo las dificultades resultantes de los bloqueos generalizados en diferentes regiones del país, las marchas y protestas desplegadas por diferentes sectores sociales, las confrontaciones violentas entre manifestantes contra las autoridades policivas y el despliegue de las fuerzas militares para intentar recobrar el orden en carreteras, vías rurales y urbanas, el saqueo indiscriminado a pequeños y grandes establecimientos de comercio por cuenta de vándalos, que tienen a las autoridades y en especial, al gobierno del Presidente Duque, en franca falta de gobernabilidad.

Sin embargo, irresponsablemente y desoyendo el creciente clamor social causado por el aumento y la falta de fuentes de trabajo, por la consolidación de los índices de pobreza, consecuencia de los frecuentes confinamientos sanitarios dispuestos para intentar atajar y controlar a la pandemia que nos azota, presentaron atrevidamente entre otros, sendos proyectos de Reforma Tributaria y a la Salud, lo cual “llenó la copa”  de la inconformidad y el descontento general de la población.

Y como pronosticó ya hace más de cuatro lustros, el desaparecido Gilberto Echeverry Mejía, exministro de Estado y Gestor de Paz, en una conferencia celebrada en Rionegro en el año 1999, en la sede del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, a quien me parece oportuno citar por la contundencia de su visión frente a lo que estamos viviendo, cuando dijo que la situación del país era sujeta a una “BOMBA DE TIEMPO”:

“El principal problema de Colombia no es la guerrilla. Es una bomba de tiempo que amenaza con estallar en Medellín, Cali, Bogotá y Barranquilla, conformada por una gran masa de jóvenes que nunca han tenido oportunidades educativas, de empleo, de integración social. Ellos saldrán de sus barrios y comunas, avanzando hacia los centros comerciales, almacenes de cadenas y grandes negocios arrebatando (léase, vandalizando), lo que nadie les ha ofrecido. Por lo tanto, dirigentes políticos, gobernantes, empresarios y lideres sociales, si no resuelven estas inequidades, carencias estructurales, éste es el futuro que nos espera.”

“Triste realidad, pero es una lectura real… la política de presión no aguantó más… se unieron todas las circunstancias, necesidades y padecimientos…, la indiferencia del gobierno, la errada y pésima lectura de la REALIDAD NACIONAL, con el ejercicio de la función pública en manos de inexpertos tecnócratas, que, con sus decisiones, imprudencias y arrebatos, afectan la institucionalidad y confunden esto con el gobierno. Porque no es lo mismo gobierno que institucionalidad.”

Concluyo exponiendo mis temores porque esta escalada de situaciones violentas entre los que protestan contra el gobierno y los ciudadanos de bien, no culmine en una confrontación irreparable entre civiles.

 lideresocial@gmail.com

*Secretario Ejecutivo LIDERESOCIAL.

Por admin