Rubén Darío Ceballos Mendoza

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza*

Importa sobre manera contar en el Distrito con espacios públicos de calidad, derecho ciudadano que en esencia democratiza en alto grado la vida urbana; estimulan cual que más el encuentro ciudadano, llaman a la libertad y la espontaneidad, al tiempo que permite y facilita en manera importante la interacción social primera, desplazada hoy torpemente hacia las redes sociales, calificadas hoy por expertos como una insana tendencia infortunadamente convertida en realidad.

Importantes son sin lugar a ningún género de dudas los espacios públicos en las ciudades respecto del desarrollo físico, cultural y recreativo de las personas que las habitan, lo que merece ser estudiado y analizado teórica y conceptualmente desde varios enfoques, a fin que se desarrollen sus distintos y más importantes aspecto en relación del papel que desarrolla y cumple en la ciudad, al igual que los fenómenos y problemáticas que se desarrollan en y a su través, en el que la apropiación es uno de los más fundamentales y significativos.

Los espacios públicos deben usarse para la recreación, donde sus habitantes puedan expresarse artística, deportiva y culturalmente, lo que indica que no deben sacrificarse, en aras de la expansión y “progreso”, la reducción de los espacios libres para la recreación, lo que repercute en la calidad de vida de los habitantes. Sabemos que tales espacios disminuyen y variados son los motivos, tales como delincuencia, descuido y desinterés por parte de ciudadanos y autoridades, dificultades de movilidad y económicas, más no por ello deben abandonarse sino establecer los correctivos suficientes y necesarios para que lo cual no sea.

Hoy vemos en las grandes urbes mayor esparcimiento social en puntos específicos y céntricos donde parques y banquetas son muestra del interés y necesidad de espacios para la realización de actividades personales y colectivas de grupos de personas, incluso si el espacio no es del todo adecuado para la realización de dichas actividades, debiendo adecuarse con el tiempo, ya que no todos tienen fácil acceso a tales espacios y tampoco hay los suficientes en los cuales entronizar las distintas actividades que grupos o individuos desean realizar, viéndose obligados a apropiárselos de cierta manera para poder llevarlas a cabo.

La vida en la ciudad ha llevado a muchos de sus habitantes a buscar distintas formas de esparcimiento en diferentes espacios públicos los cuales han sido apropiados por estos grupos de personas según sus necesidades, y debido a factores como la exclusión social, la deficiencia en la planeación urbana, y el descuido de los mismos, lo que amerita una correlación entre las problemáticas en la ciudad moderna y la manera en que repercuten en el espacio público recreativo, debiéndose generar políticas que permitan su mejoramiento para las muchas actividades que en ellos es dable desarrollar.

Rubén Darío Ceballos Mendoza. rubenceballos56@gmail.com Jurista

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor