Economista Omar escobar

Por: Ec. Esp. Omar Escobar

La prestigiosa escuela de policía “Simón Bolívar” de Tuluá, realizó una actividad pedagógica que pretendía, a través de ella, una exposición histórica del tema castrense. Al fin terminó siendo una apología al nazismo como lo manifiestan en un comunicado  las embajadas de Israel y Alemania en Colombia.  «Eventos como este son indignantes y ofenden de manera directa no solo a los judíos, sino también a todas las víctimas del régimen nazi y sus criminales», decía la nota.

Con solo observar las fotografías publicadas por la misma Policía Nacional en sus redes sociales, rechazadas por los colombianos, resulta claro la presencia de una célula nazi en la Escuela de Policía de Tuluá – y por extensión habría que relacionar el tema con los mercenarios colombianos que propiciaron el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise, el 7 de julio. Hoy los jóvenes que ingresan a las fuerzas militares, son presa fácil de las ideologías guerreristas que reinan en las cúpulas de las instituciones militares pero habrá que recordarles, a quienes fácilmente olvida sus tragedias, los crímenes de los nazis que trataron de ocultar bajo la ridícula actividad histórica y pedagógica de la Escuela de Policía de Tuluá.

El silencio los hace cómplices a la Casa de Nariño, Mindefensa y la Policía, que ni siquiera han considerado resarcir dicha acción, como tampoco para ellos  “no es sospechoso que desde enero hayan cambiado la metodología de los homicidios en Tuluá y en lo que va del año ya registren cuatro cabezas cortadas, tiradas a la calle… tampoco resulta motivo de investigación que de cada 10 asesinatos en Tuluá, dentro de este mismo período, 8 de ellos correspondan a estratos sociales muy definidos y que habitaban zonas donde ha sobrevivido por años la criminalidad”, dice Gustavo Álvarez.

Ya en la década de los años 30 se habla del nacionalsocialismo en el caribe colombiano como resultado de la migración de los alemanes hacia nuestro país según lo señala el investigador de la Universidad de Cartagena el catedrático Julián Lázaro. Otro investigador el escritor Abel Basti, dice que a inicios de la década del 50, en Tunja estaba el corazón intelectual del círculo nazi, constituido por académicos, militares y dirigentes conservadores. Incluso habla que Hitler llegó a Colombia, en un contexto político especial. Según él todos los gobiernos militares de la época avalaban la llegada de muchísimas empresas alemanas con capitales nazis para protegerlas de la “amenaza comunista”. De allí que surgió el caldo de cultivo para simpatizar con el nazismo y la creación de las juventudes hitlerianas en Latinoamérica.

Entre 1941 y 1945, las conspiraciones contra los presidentes liberales Eduardo Santos y Alfonso López Pumarejo fueron tan reales como el laureanismo detrás de las organizaciones conspiradoras, entre ellas, la Organización Nacional, la Acción Nacional Militar Católica, la Legión Cóndor y la Legión Colombiana, las cuales desataron una serie de actividades pro-nazis. Por ello, la embajada norteamericana como el Departamento de Estado veían a Colombia como un hervidero de actividades nazis, debido a su proximidad con el Canal de Panamá y al interés que debía tener Hitler de controlar dicha zona razón por la cual, la Alemania nazi apoyó a dichos grupos conspiradores. Según el ministro de Gobierno de ese entonces, el Dr. José Joaquín Castro Martínez, quien rindió un informe al senado en 1941, mencionó no solo haber encontrado propaganda nazi en los sitios de reunión de tales organizaciones… la misma fuente agregó que «el jefe del conservatismo sería el dictador una vez eliminado el gobierno».

Sobre este incidente, el embajador norteamericano en Bogotá, Spruille Braden, escribió a Washington: «Hitler está desesperado por incrementar las actividades nazis hasta el punto de provocar golpes de estado con el fin de distraer la atención de los Estados Unidos hacia países suramericanos en lugar de concentrarse en su ayuda a Inglaterra. La situación de Colombia no es estable y creo que empeorará». En julio de 1943, el FBI informó a su jefe J. Edgar Hoover en Washington: «El movimiento responsable de la revolución se conoce como Organización Nacional, está integrado por oficiales del ejército y la marina, sacerdotes, abogados, prominentes personalidades y una masa de seguidores de todas las clases sociales. El objeto del movimiento es iniciar una revolución en diferentes ciudades del país con el fin de establecer un régimen totalitario similar al de Franco en España… el complot fue descubierto y arrestados los oficiales involucrados por orden directa del presidente López.

Sin embargo, un mes después, el grupo se reorganizó bajo el nombre “Acción Nacional Militar Católica” para dar el golpe definitivo… pero no falta el arrepentido que hizo fracasar nuevamente el golpe, y reiteró el liderazgo de Laureano Gómez de la ANMC que luego dio paso a la “Legión Colombiana”, cuyos fundamentos eran la religión católica, el antisemitismo, el nacionalismo, la lucha contra la corrupción política de los partidos y el resurgimiento militar de la Gran Colombia con un gobierno totalitario. Para esa época más del 77% de la cúpula militar tenia tendencia nazi (ver referencia) pero López insistía que la institución castrense estaba bajo control.

Laureano Gómez, era un tipo aguerrido y no daría tregua a los liberales aprovechando todo espacio y tiempo…se sabe que en Nariño, gozaba de un gran respaldo, sin embargo no hay evidencias que lo involucren con lo sucedido el 10 de julio de 1944, cuando el presidente López fue detenido y amarrado en un suceso que los colombianos bautizaron como el “golpe de Pasto”…pero mi intuición me dice que Laureano sintió un fresco después de tanta conspiración  fallida.

El pensamiento guerrerista en Colombia tiene una trayectoria ideológica y una estructura institucional…no es gratis que el ex – soldado, luego forme parte de grupos mercenarios que gozan de gran fama y sean los mejores candidatos  gracias a su experiencia, preparación y disciplina en el combate como lo fueron los nazis…otrora tiempo.

Referencias.

https://www.redalyc.org/journal/3381/338161218020/html/

https://www.aa.com.tr/es/mundo/-hitler-fue-recibido-en-colombia-por-un-c%C3%ADrculo-intelectual-nazi-/1129955

https://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-67/peripecias-de-los-nazis-criollos

Omar Alirio Escobar; Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *