Por: Francisco Javier Vásquez Atencio*

Estamos aún ante una crisis que junta pobrezas materiales y una disminuida economía, aspectos que obligan medidas y acciones gubernamentales impopulares si se quieren, pero necesarias en alto grado respecto de financiar el resurgimiento de la economía regional, en lo que tarea importante será remediar la pobreza, generar empleo, ingresos personales, demanda, producción, dotando para lo cual a la población carente de ingresos del poder de compra que impulse y potencie producción y productividad.

Que gobiernos y empresas propicien los medios posibles que aumenten el poder de compra en la población con programas sociales y demás otros, fortalecidos, perfeccionados y aplicados con rigor y disciplina, para que los apoyos económicos que fueren sean dados a los sectores populares para que se provean de lo necesario, lo que estimulará la producción nacional y empleo de la mano de obra detenida y desocupada. De la misma manera, definir para los productores y empresarios de los financiamientos que carecen para que reactiven y prosigan sus actividades y entren a producir los artículos que satisfagan las demandas nacionales, en lo que se impone pensar en sostener y ampliar nuestra capacidad productora, de infraestructura e instalaciones industriales.

Si tocare, no hay que temerle al endeudamiento externo, aunque sí procurar en manera importante que el mismo sea racional, apartar en lo cual todo atisbo de corrupciones, ser capaces de obtener créditos en buenas condiciones de tasas de interés y plazos para emprender obras de infraestructura para aumentar así la capacidad de producción agrícola e industrial que necesitamos con urgencia suma. Acercarnos más al comercio exterior como renglón esencial para nuestro desarrollo. Ángulos los dichos desde donde plantear el rescate que necesitamos, desde luego que con los ajustes respectivos en articulación con las consecuencias qe arrastraremos y su estructuración respecto de nuestras propias realidades, necesidades y proyecciones estratégicas, sin desviar la obtención de metas y lo que se precise en pro de aspectos mejores y suficientes.

Precisamos de decisiones, acciones y respuestas más que valientes, dada la amplitud y profundidad de esta múltiple crisis que nos afecta a todos, especialmente cuando la humanidad entera siente la llegada de cambios inminentes en metas, objetivos, propósitos y formas de actuación internacional, ante lo cual debemos ser serenos y racionales en grado superlativo, so pena de seguir a la vera del camino del superior desarrollo que nos debemos en la procura y logro del bienestar general. francisco.vasquez.atencio75@gmail.com *Administrador de Empresas. Especializado y Master en Gerencia Social

Por admin