Redacción Periódico el Derecho

 La tragedia de Mocoa, capital del departamento de Putumayo,  fue un  durante la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril de 2017, donde fuertes lluvias provocaron los desbordamientos de los ríos MocoaMulato y Sangoyaco, y las quebradas La Taruca y La Taruquita, generando deslaves y flujos de lodo que ocasionaron una gran avenida fluviotorrencial que afecto varios sectores de la cabecera municipal causando incomunicación, la destrucción de redes eléctricas, viviendas, puentes y arrastraron vehículos a su paso. Fueron arrasados 17 barrios de la ciudad, 5 de los cuales destruidos totalmente. Se reportaron más de 1.400 fallecidos, 400 heridos, 300 desaparecidos oficialmente y 15.500 damnificados, aunque los pobladores sostienen que esas cifras son un pálido reflejo de lo realmente sucedido, lo que obligo se declarara el estado de emergencia y se designó al entonces ministro de defensa, Luis Carlos Villegas Echeverri, de gerenciar la reconstrucción de las zonas arrasadas por la avalancha, cuya labor fue calificada por expertos conocedores como nula e irresponsable, y que además, solo se dedicó a sacarle dividendos mediáticos a la situación rindiendo declaraciones que en nada ayudaron a resolver la tan grave situación allí acaecida, como demostrado está a cuatro años de la emergencia. No hobo un proceso gerencial coherente, como tampoco asoma progreso alguno.

Realmente poco y nada en lo sustancial adelantó el gobierno anterior, solo hasta el actual se han venido apuntalando reales soluciones a la problemática, encabezadas por parte de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo y Desastres (Ungrd), comprometida con los habitantes de Mocoa a entregar 909 viviendas a julio de 2022. Hasta el momento, el Gobierno ha entregado 300 viviendas de las más de 1.200 que se comprometió a dar hace cinco años. Cuando ocurrió la tragedia que dejó por lo menos 335 personas muertas y más de 22 mil damnificadas, el Gobierno de Santos se comprometió a entregar 1.209 casas. Solo se entregaron en dicho período 300 viviendas. Este gobierno, se comprometió al finalizar el 2021, a entregar 390 viviendas y 519 más a julio de 2022, según la Ungrd.

La Contraloría, a inicios de 2021, hizo una seria advertencia por los «pocos avances en la construcción de las viviendas en Mocoa, dada la falta de estudios y de diseños». Eduardo José González, director de la Ungrd, indicó desde Mocoa, Putumayo que ya está lista la licencia para empezar con la construcción de la segunda fase de viviendas en ese municipio. Entre tanto, el gobernador (e) de Putumayo Álvaro Granja Bucheli, aseguró que: «apoya las acciones que se vienen adelantando en favor de la ciudad de Mocoa por parte del Gobierno Nacional y asegura que con el compromiso de todos quedará mucho mejor que como estaba antes». Se espera que se sigan surtiendo los trámites e inicie la construcción de las 909 viviendas para los habitantes que mucho perdieron tras la avalancha.

Pero, ¿por qué no avanzó la reconstrucción de Mocoa, por qué tanto incumplimiento del gobierno Santos, por qué tamaña irresponsabilidad?. Cuatro años después la reconstrucción no está cumplida y existen varios atrasos en algunas de las obras prometidas desde el gobierno Santos, en la que a pesar de existir los recursos para la reconstrucción hubo negligencia, hubo irresponsabilidad y nula gerencia por parte del Ministro Villegas Echeverry, también corrupción en decir de algunos. Su ejecución no fue la que se esperaba. Las obras no estuvieron. De 4.000 viviendas afectadas iban a construir 1.200, de las cuales tenemos solo 300, y quedan 3.700 por edificar.

En las cuentas hay dinero, pero no existió voluntad en el gobierno de Santos, solo hasta ahora en el actual gobierno y sobre el terreno se están evidenciando avances sustanciales. El proyecto del acueducto esta en ruta de conclusión, como también la edificación de la plaza de mercado y su centro penitenciario, cuya inexistencia hace que los procesados tengan que ser trasladados a centros de reclusión de otros departamentos. De la misma manera, existe la necesidad de reubicar ciertas obras. Frente a las viviendas rurales, el compromiso era la construcción de 300, pero no se ha entregó ninguna. Importa en lo cual, de manera urgente, dado la importancia del problema, definir responsables (muchos señalan al ex Ministro Villegas), y tiempos e inversión.

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.