Por: Uriel Ortiz Soto (*)

Continúo creyendo que la única solución para combatir el narcotráfico y la corrupción, es creando conciencia ciudadana; es vergonzoso que nuestro País que está asfixiado por organismos de control,  La corrupción y el narcotráfico continúen haciendo de las suyas. 

Para muestra un botón, nadie entiende que ha pasado con los PAE y los mercados para los damnificados; estos dos casos nada más, son toda una vergüenza para nuestro País, mi pregunta es: ¿Dónde ha estado la contraloría general de la nación, para estos dos casos, que tienen indignada a la opinión pública?

 Lo anterior son apenas dos casos insignificantes, comparados con las multimillonarias sumas de dinero, que se van por los despeñaderos de la corrupción en diferentes obras, que finalmente se coinvierten en elefantes blancos. 

Será que el Ministerio de Educación y el I.C.B.F, no tienen auditoría? Y si la tienen, ¿qué papel están desempeñando? Además existe en cada uno de estos organismos,- como en las demás entidades del Estado-, las Veedurías de Control Interno, que a decir verdad, no pasan de ser figuras decorativas, que solo sirven, para entrabar la administración pública.

Siempre he creído que los organismos de control requieren de una profunda restructuración, puesto que tal cual están conformados, no pasan de ser nidos de burócratas para fortalecer a los caciques: nacionales, regionales y municipales.   

Por lo tanto, don  corrupto, continúa paseándose por la mayoría de las entidades públicas y privadas, buscando doblegar a los burócratas moralmente más débiles, con el fin de engancharlos en los laberintos de componendas y chanchullos.   

Lamentablemente luchar contra estos dos monstruos: narcotráfico y corrupción, es tarea bien difícil; sin embargo, no podemos dar el brazo a torcer y tenemos que crear conciencia ciudadana, para que se les haga seguimiento en todas las instancias de la vida nacional.

Son dos enemigos duros de combatir y finalmente de acabar, puesto que ambos males están emparentados entre sí y disponen de inmensas recursos para sobornar y sabotear cualquier propósito gubernamental para combatirlos.

Sin desconocer los esfuerzos que viene haciendo el gobierno del presidente Iván Duque y la doctora Marta Lucía Ramírez, la lucha contra las drogas ilícitas y la corrupción, por lo menos en lo que respeta al año 2020, son dos batallas pérdidas.

La lucha antidrogas que se inició con el llamado Plan Colombia, según el informe que presentó, la comisión designada por el gobierno Estadounidense, ha fracasado, puesto que los cultivos de coca y otros ilícitos, en lugar de disminuir, continúan en aumento.

Esto indudablemente, es un mal precedente para el próximo gobierno USA que empieza para mediados del mes de enero del 2021, todo indica que el saliente presidente Trump, no está nada satisfecho, con lo que en Colombia se ha hecho, en cuanto a la erradicación y sustitución de los cultivos ilícitos.

Esperamos que el próximo presidente Biden tenga  un poco de compresión con nuestro País, puesto que según se augura, las ayudas para combatir  y sustituir los cultivos ilícitos, por lo menos para el  año 2021, pueden ser suspendidas, o por lo menos disminuidas en un buen porcentaje.

¿Pero qué es lo que sucede con la erradicación y sustitución de los cultivos ilícitos? Esta es un buena pregunta que deben responder quienes manejan los programas; según informes recibidos de erradicado res y pequeños productores de cultivos ilícitos, la principal falla está en quienes los manejan, puesto que inicialmente les prometen un subsidio mientras se estructuran proyectos productivos y una vez erradicados o destruidos los cultivos ilícitos, se olvidan del asunto.

Son varios los foros que se han realizado sobre este tema y la verdad es que quienes los manejan, no pasan de ser unos simples improvisadores, que no tienen los suficientes conocimientos sobre la estructura, conformación y puesta en marcha de proyectos productivos.

Por consiguiente, si queremos acabar con estos dos flagelos     que prácticamente nos tienen acorralados, se requiere de una política pública muy seria y  de reestructuración, pero fundamentalmente cumpliendo en ambos casos con los programas prometidos.

urielos@telmex.net.co 

Por admin