Por: Francisco Javier Vásquez Atencio*

E.Mail.: francisco.vasquez.atencio75@gmail.com

En boga hoy las economías de colores, que parecieran emergidas espontáneamente, requiriéndose para entenderlas. compendiarlas, darle sentido académico, soporte teórico y ver en ello procesos, actividades y formulación de políticas más allá de lo sectorial, que refiere un sector primario o actividades extractivas y de explotación directa de los recursos naturales; un sector secundario o transformación de las materias primas obtenidas en el sector primario en productos terminados (la industria en distintos niveles); y, el sector terciario o de servicios y actividades que no producen mercancías. Característica esencial de estos sectores su relación con el proceso productivo.

Se enfocan estas economías en agrupar actividades con base en elementos comunes asociados a productos que vienen de diversas manifestaciones más allá de lo sectorial y que en cada sector pueden desarrollarse todos los colores. Forma esta de ver la economía que incentiva actividades y procesos no tradicionales que permiten formular políticas públicas dirigidas a nuevas formas de producción y generación de riqueza; importando en consecuencia analizar los sectores económicos y formular políticas dirigidas a incrementar su crecimiento, diseñar estrategias para reducir la pobreza con la promoción de actividades dentro de políticas públicas más eficientes; y son:

Economía Verde, centrada en la protección de los ecosistemas mediante la reducción del riesgo ambiental, al cuidado de naturaleza y los ecosistemas en el desarrollo del resto de las actividades económicas. Economía Naranja o creativa, sustentada en la creatividad y las formas para monetizarla mediante actividades y negocios del sector cultural (literatura, arte, teatro, danza, videojuegos). Economía Azul, que se basa en maximizar el rendimiento de los recursos e infraestructuras actuales, y fundamentalmente de aprovechar los residuos como fuente de riqueza. Es una versión renovada de la Verde, pero con un argumento más realista y consecuente con los avances tecnológicos, pero privilegiando la protección y renovación del medio ambiente.

Economía Púrpura, concordante en algunos casos con la naranja, al centrarse también en las actividades culturales; con la diferencia que propone la formulación de políticas públicas basadas en la cultura como eje de desarrollo sostenible, es decir, incorporarla al resto de la economía como una política transversal y no sectorial. Economía Amarilla, que es laagrupación de los productos obtenidos a partir de la ciencia y la tecnología, busca la tecnificación de los procesos productivos sin afectar la calidad de vida de la población, puesto que el crecimiento económico centrado en los avances tecnológicos puede generar distorsiones si no se formulan políticas adecuadas que minimicen los impactos en áreas sensibles como el desempleo.

Economía Roja, basada en el consumo como elemento dinamizador del crecimiento económico que centra sus políticas en propiciar la sociedad de consumo, pero cuidando los efectos de este modelo con acciones de políticas públicas basadas en la Economía Azul. Economía Blanca io de paz, que se basa en acciones de política económica dirigidas a la promoción de los derechos sociales en países que han superado situaciones de guerra y tiene que ver con el desmonte armamentista y de reconstrucción de zonas afectadas por conflictos bélicos mediante la articulación de políticas centradas en la recuperación económica.

Economía gris, que es la economía informal y demás otras con carácter legal, pero fuera del control del Estado por realizarse de manera oculta, no pagan impuestos ni están sujetas a revisión y verificación por las autoridades. Economía negra o del crimen (siempre el racismo),constituida por actividades que generan beneficios económicos ilegales. Crimen organizado, tráfico de drogas, trata de personas, prostitución, pornografía, corrupción, comercio ilegal de armas y lavado de capitales. Su estudio interesa, toda vez que el dinero y externalidades que crea causa distorsiones en el aparato económico de los países y muchas veces son difíciles de detectar; esto, sin contar con los costos asociados desde el punto de vista del deterioro institucional, moral y social.

Estas economías se mezclan e interrelacionan, lo cual es una oportunidad de ver la economía global y no parcelada, donde las actividades pueden beneficiarse de políticas públicas que permitan desarrollarse en función de las ventajas competitivas de cada lugar e indirectamente encontrar potencialidades en todos los niveles de la economía. Colores, seguirán apareciendo, lo que obliga ahondar sobre estos nuevos ejes y su impacto en nuestra economía y comunidad internacional de naciones. Administrador de Empresa. Especializado y Magister en Gerencia Social

Por admin