Por: José Manuel Herrera Villa*

E.Mail.: jomahevi@gmail.com

Importante será sin duda el papel del liderazgo en el nuevo siglo, toda vez que las mismas han de implicar valores y tener como objetivo la búsqueda de una sociedad mejor, más equitativa y adecuada, en lo que es vital una estructura organizacional potente que entienda esta necesidad de manera fundamental, la anteponga a lo económico y camine en ruta a afianzarse “per se” como líder del cambio de forma oportuna.

 Los liderazgos por esencia no deben depender directamente de quienes lo ejercen, sino también del medio en el que se desarrollan, organización en que se desempeñan, rasgos y variables identificados, debido a que los resultados cambian de conformidad al entrelazamiento de variables de todos y cada uno de los aspectos incluidos o identificados en su estudio.

 Los líderes hoy más que nunca deben estar focalizados en tareas y equipos, con mayor conciencia por el hacer y el dejar hacer, Velar para que sus equipos desarrollen nuevos esquemas mentales, a fin de trabajar con pasión y talento; en lo que importan talante, compromiso con la excelencia, la innovación, la creatividad, la confianza, las ideas valiosas, ser empáticos para saber comunicar, cordiales, respetuosos y que trabajen con denuedo más en lo importante que en lo urgente. Llevan tales quereres a desafiar procesos en búsqueda de las oportunidades que representen transformar, crecer, innovar, mejorar, experimentar, equivocarnos, cometer errores y aprender de ellos.

 Visión compartida; esto es, imaginar un futuro edificante y ennoblecedor. Reunir a otros en torno a una visión común, apelando a sus valores, intereses, esperanzas y sueños. Habilitar a otros a actuar. Fomentar la colaboración mediante la promoción de metas cooperativas y la generación de confianza. Fortalecer a las personas mediante la cesión de poder, la posibilidad de elección, el desarrollo de la competencia, la adjudicación de tareas críticas y el ofrecimiento de apoyo. Servir de modelo, dar ejemplo, comportarse en forma coherente con los valores compartidos. Obtener pequeños triunfos que promuevan el progreso firme y la generación de compromiso. Alentar y reconocer las contribuciones individuales al éxito de cualquier proyecto y celebrar los logros del equipo en forma regular.

 Es mantenerse actualizado, desafiante en el mejor sentido del vocablo, encontrar un estado del arte del liderazgo y relacionarlo con el éxito organizacional y la redefinición del concepto de liderazgo, identificar aquellos procesos donde se brinda autonomía en el actuar a los participantes, dirigidos por condiciones iniciales establecidas para conservar el control sin coartar el libre actuar. jomahevi@gmail.com *Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Auditoría Integral.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *