Ec. Esp. Omar Escobar

Algunos responderán que son los Estados-Nación, otros dirán que son las personas más poderosas que dirigen las corporaciones transnacionales las garantes del futuro político y económico del mundo…probablemente tengan algo de razón. Hoy presento un estudio que ha evaluado y analizado la red global corporativa conformada por 43.060 transnacionales, cotizadas en Bolsa y tomadas de una muestra de 30 millones de actores económicos, extraídos de la base de datos “Orbis” (que contiene datos sobre 37 millones de agentes económicos, personas físicas y empresas). Es un estudio, realizado en 2011, por tres prestigiosos suizos, en una combinación perfecta: la  doctora en Economía Stefania Vitali, el Físico, James Glattfelder y el profesor de Finanzas y redes sostenibles, Stefano Battiston, quienes por primera vez utilizan las “redes complejas”, propio de la teoría de grafos de Leonard Euler.

Hoy en día, el mercado de capitales y los nuevos tipos de organización empresarial permiten desplegar proyectos más ambiciosos que en ningún caso un individuo podría llevar a cabo. Pero esa nueva organización empresarial modifica a su vez la relación entre los sujetos económicos: propietarios, gestores, trabajadores, y por lo tanto las relaciones de poder a nivel internacional, como lo había previsto Galbraith. En este punto dichos sujetos mantienen relaciones muy distintas; “los propietarios” son los accionistas, pero que ya no tienen una preocupación directa por el estado de la actividad productiva -a diferencia del propietario del siglo XIX- sino que únicamente se preocupan por rentabilizar su capital. La extraordinaria liquidez de los mercados les permite a estos accionistas pasar de una empresa a otra en cuestión de segundos, por lo que se disocian los intereses y vencen las estrategias cortoplacistas. “Los gestores”, por otra parte, son los consejos de administración de las empresas y los directivos, que toman decisiones sobre la empresa y obedecen órdenes de los accionistas. Esta relación, propia de la etapa neoliberal, está definida como “shareholder value” y estudiada en la literatura económica en el marco de la llamada “corporate governance” y de la “teoría de la agencia”. “Los trabajadores”, por otra parte, también están fragmentados en función del segmento productivo al que están asociados -desde gerentes hasta trabajadores de cuello azul-; así funcional la moderna red empresarial.

El neoliberalismo pregona la libertad de mercado pero no reconoce la presencia e influencia de las corporaciones transnacionales que atenta contra lo que ellos pregonan, sin embargo a nivel macroeconómico, no sólo existe la distribución de riqueza y renta, sino también la de poder, así las grandes empresas determinan la configuración económica de cualquier país o región, e influyen de forma directa e indirecta en la creación de empleo y la calidad de vida… aunque es complicado saber quién se encuentra detrás de esas decisiones, pero gracias al software adecuado se logró un mapa de las transnacionales, las cuales forman una red en la que por encima tienen a los accionistas y por debajo a sus filiales. La red, forma “nodos” en los cuales convergen empresas, que se encuentran dominando las relaciones del resto a partir del control accionarial. Es decir, de las ramificaciones que nacen de las empresas centrales puede observarse que controlan parcial o totalmente gran parte del resto de otras empresas.

El estudio muestra un núcleo formado por 147 empresas que controlan el 40% del valor accionarial total y dos tercios de ellas corresponden al sector financiero (bancos comerciales y de inversión) con gran poder para determinar la política monetaria a nivel mundial, entre ellos:

Barclays PLC, Londres, 1690. Capital Group Companies. USA, 1931. Fidelity Investments o Fidelity Management and Research, USA,1946. The Vanguard Group Inc. USA, 1975. Accionista mayoritario de Apple.

BlackRock.  USA, 1988. Operador de  la Reserva Federal de Estados Unidos y Accionista mayoritario de Apple. JP Morgan Chase, USA, 1799. Berkshire Hathaway de Warren Buffet, copropietario de Dairy Queen, Fruit of the Loom, Helzberg Diamonds, American Express, Coca-Cola, Bank of America y Apple.

Conclusión.

No cabe ninguna duda de que hay una relación directa entre las entidades que concentran el poder económico con el Estado y su clase dirigente, en la medida que han aprovechado la debilidad autoimpuesta por los Estados por medio de las privatizaciones, la apertura de mercados y desregulaciones. Por tanto, las entidades financieras, son quienes controlan la economía mundial, sin necesidad de recurrir a conspiraciones oscuras, porque es la propia dinámica del sistema económico capitalista la que explica que estos sujetos económicos, las empresas transnacionales y su red, operen de acuerdo a una lógica que les lleva a defender sus intereses… Intereses tanto a nivel interno frente a sus pares como externo frente al ciudadano, pero que atienden a su propia dinámica: crear y acumular capital.

Por otra parte, el control ejercido por ellas, va en contravía de la libertad de empresas y es allí donde el Estado debe garantizar a los sujetos económicos las condiciones para evitar la competencia desleal y el abuso de la posición monopólica…como se mira en la banca colombiana.

Cita: Vitali S, Glattfelder JB, Battiston S (2011) The Network of Global Corporate Control. PLoS ONE 6 (10): e25995. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0025995

Por admin