Tomando un café, caminando las calles de la ciudad de Bogotá, Carlos Villota Santacruz –consultor político y escritor- lee y escucha las noticias sobre el Paro Nacional que se inició el pasado 28 de abril de 2021. El panorama no es alentador La violencia ha dejado muertos y heridos por parte de la fuerza púbica y ciudadanos. Millonarias pérdidas materiales.

Las estadísticas económicas, tampoco son las mejores. La pobreza llegó a 21 millones de personas. La pobreza extrema a 7 millones de personas. “También salieron de más de 2 millones de compatriotas de la clase media, de acuerdo a un informe del DANE”, dice

Desde su rol profesional, el coautor del libro “Gobierne bien y hágalo saber” se pregunta: ¿de qué manera se puede contribuir con el país, para que salga de esta situación que está originando hambre, desempleo, inseguridad e incertidumbre, con una alta repercusión mundial?

Lo primero, que debo decir, -comenta Villota Santacruz- es que se debe hacer un balance de la situación. Mirar en detalle las equivocaciones del Gobierno y de quienes a nombre de la protesta social, han convertido al país un escenario complejo y difícil en materia económica, de orden público, de salud y de seguridad.

“Mi generación, que ama la democracia y la libertad como fundamento del Estado derecho, nos revelamos contra quienes provocaron la violencia. Nos revelamos contra el odio y la beligerancia, que se tradujo en la confrontación armada, que culminó con un proceso de paz con las FARC, cuyo proceso de implementación tiene más preguntas que respuestas.”. dijo

Observando los daños al sistema público de Transmilenio en Bogotá, el coautor del libro “Los Estadios de la Paz en Colombia”, mira hacia el cielo e indica. “Hoy, en medio de una emergencia sanitaria, donde los ciudadanos buscamos salvaguardar su vida con medidas de bioseguridad y la vacuna contra el Covid-19, resulta aterrador, que el país, siga transitando el camino de la violencia, olvidado que tiene en sus manos el poder de la palabra, la Constitución, acompañados de sus principios y valores. Gracias ello, millones de ciudadanos como yo, hemos contribuido; a mejorar la imagen del país en el exterior, a través de acciones colectivas e individuales. Un proceso que fue enriquecido con el ejemplo, de nuestros padres y abuelos que hicieron de nosotros, hombres y mujeres de bien para la sociedad”

Y recuerda con nostalgia. “Este momento de nuestra historia, en la tercera década del siglo XXI –donde hemos visto partir a familiares y amigos- por la presencia del “tsunami” del coronavirus, nos debe invitar como colombianos –dentro y fuera del país- a tender puentes y no muros, para defender la vida, reactivar la economía, fortalecer la institucionalidad y la democracia, a partir de nuestras diferencias”.

En mi caso trabajo más allá de las fronteras, en favor de mi país. –subraya Carlos Villota Santacruz- “Desarrollo esta tarea de manera presencial y virtual. La teoría política, sugiere qué a mayor densidad poblacional, mayor democracia. ¿Dónde está la clave para que sea posibleEn una palabra: el diálogo. El segundo paso, es darle un nuevo aire al Estado –con la constitución en la mano- tender las demandas sociales, bajo una línea de sencillez y flexibilidad. De colocarse en los “zapatos del ciudadano, cuyas demandas se escuchan desde las regiones (32 departamentos)”

Por ejemplo, en la ciudad de New Jersey- donde compatriotas han desarrollado el emprendimiento, generando empleo para colombianos y norteamericanos-  puedo decir, sin lugar a equivocarme, que el paso que debe dar Colombia es revalorizar lo local en un marco globalizado.  “Generar y construir visibilidad a las regiones, a través de inversión en ciencia y tecnología y una educación diferenciada”

Para el prologuista del libro “El Zumbido de la Justicia en la pospandemia, es oportuno crear una agenda pública, orientada a edificar soluciones reales y concretas de empleo para los jóvenes, las mujeres, las personas de la tercera edad, a partir de una mayor y mejor educación. Con una alta dosis de inversión en ciencia y tecnología.

“Está en juego nuestro futuro como país –afirma-. Estás en juego la democracia, que pide a gritos un viraje de 180 grados. Si, ese paso se da, escuchándonos con planificación, metas, con visión y aceleradamente, se trasformará el país. Mi pasión es Colombia con un desarrollo viable y sostenible. Con él protagonismo de su mejor recurso: su gente”

Estamos asistiendo a un Paro Nacional que entra a su primer mes – sentencia Carlos Villota Santacruz- que se traduce en “el taponamiento de vías, de carreteras, impidiendo la libre movilización de los ciudadanos, como también el transporte de alimentos a las grandes ciudades, el transporte de elementos vitales para la vida, como los tanques de oxígeno para los hospitales, que requieren los pacientes de cuidado Intensivo UCI”                                                   

“El mundo debe saber que en Colombia se marcha pacíficamente. Lo preocupante es que los enemigos de la institucionalidad y la democracia, están protagonizando hechos de violencia, nunca antes vistos. Lo que hay es delincuencia, a gran escala y con influencia extranjera”, indicó Carlos Villota Santacruz –consultor político y escritor-. Mayor Información Twitter @villocol

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.