La Democracia

Por: Ec. Esp. Omar Escobar*.

La democracia, puede entenderse como un concepto ideológico o un mecanismo que avale las decisiones trascendentales de la sociedad civil. Para algunos es un método para la constitución de un gobierno, o ¿la democracia, es un instrumento de la clases hegemónicas del poder?, ¿o un sistema que garantiza igualdad de condiciones sociales, económicas y culturales a un colectivo en la toma de decisiones? La realidad que viven las sociedades latinoamericanas refleja que las formas de gobierno, hacen uso de una serie de acciones políticas, en nombre de la democracia, para maximizar el beneficio individual y también la clase política a la cual representan.

El sistema democrático lleva muchos siglos y se aplica desde los niveles menos complejos, hasta los organismos supranacionales, bajo el precepto de “igualdad y el poder de las mayorías”. Para John Locke, “el acto de la mayoría es realmente el acto del conjunto, de la totalidad”. Bajo este principio, los miembros del colectivo aceptan el modelo político, puesto que cada uno desea ejercer el liderazgo para influir en las decisiones y el rumbo de ese colectivo. Sin embargo, el papel del líder político, es dirigir la cúpula de un grupo político, a fin de legitimar un propósito y hacer suyos los objetivos perseguidos, de tal manera que la suma de voluntades individuales de dicha cúpula, terminará imponiéndose sobre otras voluntades… La acción de una voluntad individual persigue un interés particular, por ende, el sujeto político debe tomar decisiones desde el campo de la racionalidad económica, entendida ésta como: “(…) el principio que el individuo toma la mejor decisión dentro del conjunto de decisiones posibles, dependiendo de las restricciones existentes”. (Streb, 2017). Este tipo de decisiones, están implícitas en un líder político que representa a un grupo de poder económico-político, influyente en la sociedad. Es obvio que estos líderes, no solo alcanzan sus propósitos particulares y egocentristas, sino también los del grupo, al cual representan: “acumulación de capital”.

Bajo este marco de dominio de voluntades por intereses particulares, o de otra manera, donde el interés particular prima sobre el público, solo es posible en un marco donde se pregone la igualdad de condiciones pero en realidad hay desigualdad de posiciones entre electores y elegidos, creando un sistema democrático desequilibrado, donde chocan intereses particulares con el interés público; élite vrs pueblo o líder vrs seguidores… es aquí donde el Líder con su propio carácter y personalidad, contribuye a la construcción de “estilos de liderazgo y dirección de masas”, utilizando las instituciones. Por ello, las instituciones son creaciones sociales atemporales y generalmente se construyeron a partir de un colectivo, y cada colectivo de una ideología, y cada ideología de una voluntad. 

Una sociedad democrática supone la existencia de la diferencia o la existencia de diferentes grupos sociales- económicos, es decir, el pluralismo es condición necesaria para el ejercicio de la democracia, pero más necesario es, el mecanismo para lograr la representatividad de esos grupos diferenciados. Se observa que en todo sistema democrático, sean democracia representativa o directa, se basan en el “sistema electoral de votación”; dicho sistema, es un instrumento que permite dar la victoria a las “mayorías”, dando nuevamente legitimidad a la democracia para el ejercicio directo del poder y es así como ha logrado prevalecer y mantener, lo que Sartori (2007) llama la “liberal democracia”, que permite al pueblo, su capacidad de actuar”. Más sin embargo, esa actuación está condicionada para crear un sentido común ilusorio y hacer que las personas actúen de acuerdo a los intereses de una pequeña élite… por tanto, la “soberanía popular” de Rouseau, muere y da paso a la dictadura de las mayorías sobre las minorías… la dictadura de una cúpula sobre sus propios compartidarios… o el autoritarismo del Jefe sobre sus electores y no electores…es así como funciona el sistema de mando administrativo, que se caracteriza por ser excluyente, en esencia y no participativo pues es imposible poner a un país entero a tomar decisiones sobre lo fundamental. Es decir, la democracia es un instrumento de clase social para llegar al poder y luego sustentar un autoritarismo para el manejo del Estado…. La pregunta es, ¿qué clase política y/o social llega al poder?     

Para Downs, el sistema económico entra en juego; la economía es tan diversa y compleja, que el poder monopólico da paso a una estructura oligopólica de partidos políticos, los cuales representan a algunos grupos económicos de alto peso. De allí que Downs y Dahl, dejan el término “democracia” y hablan de un “régimen poliárquico” con múltiples partidos que compiten entre ellos para asegurar el poder. Entonces, el ejercicio político, que sustenta a la democracia, hay que analizarlo bajo el marco teórico del mercado político, el cual refleja el dominio monopólico de grupos de poder versus grupos de votantes que eligen líderes que no los representan y al final pagan las consecuencias de los errores de dichos líderes pero jamás serán beneficiarios de los frutos… en fin, ¿la democracia un mal necesario o un instrumento por revaluar?

REFERENCIAS

Bobbio, Norberto. (1998). As Ideologias e o Poder em Crise, Paz e Terra., Brasil, Rio de Janeiro.

Downs, Anthony. (2001). Diez Textos Básicos de Ciencia Política. España. Ed. Ariel. Recuperado de: file:///C:/Users/omar/Downloads/48713218-Anthony-Downs-Teoria-economica-de-la-accion-politica-en-una-democracia.pdf. 

Streb,         Jorge.(SF).  El   significado                           de      la     racionalidad            en   economía.        Recuperado                 de: http://www.ucema.edu.ar/publicaciones/download/documentos/139.pdf

Sartori, Giovanni. (2007). Qué es la Democracia. Cap.VIII: La democracia antigua y la democracia moderna. Recuperado de: https://fadeweb.uncoma.edu.ar/viejo/carreras/materiasenelweb/abogacia/derecho_politico_II/biblio/unidad3/Que-es-la-democracia.pdf



*Omar Alirio Escobar
; Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.

Por editor