Luis Gilberto Ramírez Calle

Por: Luis Gilberto Ramírez Calle*

La inteligencia policial es una disciplina científica cuyos resultados obtenidos se centran en identificar el marco teórico afín con la práctica de la actividad que se desarrolla en la institución, amparada en sólidos conceptos y fundamentos teóricos característicos, sustentados en precedentes para iniciar la indagación, a través de consulta documental, grupos focales, identificación de un problema medular, la ausencia de una estructura sistemática de proposiciones que versará sobre los fundamentos de conocimiento que dan soporte a la inteligencia policial, y la cotidiana confusión de esta con otras áreas de conocimiento, al considerárseles, de manera errónea, como sinónimos. Cuando se propone, con elementos argumentativos de rigor, que dicha inteligencia tiene las características de una disciplina científica, y que se diferencia sustancialmente de cualquier otra actividad, ya que busca suscitar una reflexión crítica respecto que la inteligencia policial la desarrollan de manera exclusiva los cuerpos de policía, para orientar la acción del ente de policía en materia de convivencia.

Hace referencia la inteligencia policial, a la actividad que realizan las diversas instituciones encargadas de la seguridad pública y de procuración de justicia relacionada con la explotación de información privilegiada en contra de la delincuencia. Su uso o utilización ha servido para implementar operativos y para cristalizar detenciones exitosas. El termino inteligencia ha sido usado con exceso, trivializando una actividad que por demás necesita cierta discreción para su explotación, por lo que es indispensable que la policía y demás autoridades puedan realizar dicha actividad con objetivos estratégicos sin dejar de lado la investigación del delito en concreto.

Hay que referir igualmente, que la inteligencia más publicitada es la relacionada con investigaciones del delito y esta visión es sesgada, ya que no se contempla la generada para fines estratégicos. De otra parte es clave decir que la falta de publicaciones origina que las personas interesadas en dicho tema se confundan, propiciando la carencia de comprensión sobre lo que es la inteligencia policial, que debe generarse y explotarse en y para beneficio de la seguridad pública.

Debe y tiene la inteligencia policial que soportarse en un sistema de seguridad pública con bases jurídicas que le permitan un funcionamiento técnico–operativo a la Policía, a efecto de recopilar, almacenar, analizar y difundir la información que poseen distintas instituciones del Gobierno para generar inteligencia para su explotación, y de paso no se pierda la oportunidad de utilizar al máximo los medios que tiene la autoridad para hacer frente a la delincuencia, en especial la organizada, y pueda contarse con la información necesaria (materializada en pruebas) para lograr una sentencia condenatoria.

Debe aunarse a la falta de integración de las instituciones policiales (Policía preventiva y Policía de investigación) la aplicación de la inteligencia como actividad y la investigación del delito para no propiciar divergencia y falta de coordinación entre las propias instituciones intervinientes, por lo que interesa revisar a fondo todo lo relacionado con la Seguridad Pública, así como la distinción entre ésta y la Seguridad ciudadana y su relación con la Protección Civil; utilizar el ciclo de inteligencia como función policial, la delimitación entre la prevención e investigación del delito; las dependencias y órganos de la Administración Pública que poseen información necesaria para la generación de inteligencia, sin dejar de lado lo concerniente a la transparencia, acceso a la información pública, la protección de datos personales, y la especial atención al ciclo de inteligencia utilizado por algunas instancias relacionadas con la Seguridad Pública y la diferencia entre las vertientes estratégica, táctica y operativa, así como la explotación de productos de inteligencia generados.


*Luis Gilberto Ramírez. General (r) Policía Nacional de Colombia. Administrador. Consultor Asesor en Seguridad, Inteligencia y Defensa Nacional. Abogado. Especializado en Derecho Administrativo.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.