Por: José Manuel Herrera Brito

Honestidad, es cualidad de honesto y hace referencia a un conjunto de atributos personales, como la decencia, el pudor, la dignidad, la sinceridad, la justicia, la rectitud y la honradez en la forma de ser y de actuar; es un valor moral fundamental para entablar relaciones interpersonales basadas en la confianza, la sinceridad y el respeto mutuo. Honradez, es la cualidad de la persona que obra y actúa con rectitud, justicia y honestidad; se basa en el respeto al otro y en la valoración de la verdad como un valor fundamental de la vida en sociedad; una persona honrada es aquella que se rige por los valores morales, respeta las normas sociales, y es consecuente con ello, con su forma de obrar, pensar y comportarse de manera justa, recta e íntegra, así una persona que actúa con honradez evitará siempre causar perjuicios a los otros y procurará actuar correctamente, con verdad y honestidad. Honorabilidad, es hacer por nosotros mismos lo que quisiéramos que alguien más hiciera por nosotros, lo que hace imposible tener una individualidad y una honorabilidad si no se tiene dignidad.

Indican de una u otra manera lo correcto, lo que absoluto en términos de decencia debe y tiene que ser sin depender de circunstancias. Se es o no se es y ello no admite relatividades; de ahí que los vergonzosos actos de corrupción que se denuncian en todos los tiempos y en especial en estos de pandemia en los que se negocia con la salud, con la vida, son fiel reflejo de un todo corrupto y deshonesto desde sus cimientos, donde encontramos inmersa la deshonestidad al diario vivir.

Se incurre en deshonestidad y deshonra cuando de aceptar u ofrecer prebendas de trata, para canalizar trámites, pedir o pagar para evadir sanciones, irrespetar una fila, o cualquier otro aparente pequeño acto de deshonestidad se vuelven normales y justificables porque todos lo hacen, lo que vuelve intrínseca la corrupción. 

Ellas, honestidad, honradez y honorabilidad, no son un asunto de clase social o nivel académico; un iletrado por ejemplo puede darnos cátedra de decencia y rectitud. Lo honesto se talla con verdadera educación, misma que crea seres humanos integrales cuya conducta está regida por la ecuación coherente de principios, valores y virtudes; y, su raigambre se encuentra establecida por la familia, fortalecida por los maestros y no podrá ser destruida, lo que nos hace seguros, esencial y extremadamente buenos y generosos, socialmente comprometidos, y solidarios, legado que debemos transmitir y debiera ser propósito y objetivo de toda persona de bien.

saramara7@gmail.com

Por admin

Un comentario en «Honestidad, honradez, honorabilidad»
  1. Una proyección que se aplica en la administración publica mediante el código de integridad, pero que debe fortalecerse desde los cimientos de los mismos hogares de todos los ciudadanos.

Los comentarios están cerrados.