Por: José Manuel Herrera Brito*

Definitivamente no hay derecho bajo punto de vista alguno que un exmandatario de un país, cualquiera que sea, no sabemos si por desinformación o qué, falsee la verdad histórica. Digo lo cual, ante las afirmaciones hechas en un medio de difusión por el Ex Presidente Gaviria Trujillo, al que de manera contundente refuta su agraviado, General Miguel Alfredo Maza Márquez, él sí héroe vivo de la patria, quien se expuso de manera enhiesta, con valor civil y mística ovalada que a otros falta, una y mil veces en defensa de los intereses superiores de la República y se encuentra injustamente condenado por esas argucias que provienen quien sabe en la búsqueda y procura de quien sabe que oscuros como protervos intereses. Definitivamente no hay derecho ni justificación alguna para tamaña ignominia.  

En tal sentido y porque no se concibe en mente normal que sea posible que la ruindad de algunos llegue a estos extremos, me permito traer a cuentas la repuesta del General Maza Márquez, frente a tan infames declaraciones. Dice así el General:

“En reciente entrevista, el expresidente César Gaviria Trujillo, manifiesta: “Barco y yo nos equivocamos al confiar en Maza Márquez”. Se refiere al exterminio de la U. P., atribuido inicialmente al presidente Virgilio Barco por el columnista Alberto Donadío.

Trato infamante atribuido a un demócrata que no puede defenderse.

Ahora resulta el Ex Presidente Gaviria Trujillo, involucrándome y descalificándome con afirmaciones retorcidas en este evento y en la supuesta aceptación de Yair Klein como colaborador del DAS durante mi gestión.  Lo refuto en los siguientes términos:

El DAS después de una profunda investigación, dio a conocer a la opinión pública el llamado DOSSIER PARAMILITAR, en donde se evidencio entre otras cosas no solo la presencia de Klein, sino de otros mercenarios e ingleses traídos para formar las escuelas paramilitares y financiados por el Cartel de Medellín y el “Mejicano”, su representante en el Magdalena Medio. De acuerdo con la investigación de la fiscalía, de aquí surgieron los sicarios que asesinaron a Luis Carlos Galán. ¿Ignora que Pablo Escobar y Rodríguez Gacha, actuaron mancomunadamente en este homicidio? Todas estas denuncias dieron como resultado los atentados con bombas de que fui objeto. Quizás también ignora que el DAS logró por informes del “navegante”, la localización de Rodríguez Gacha dado de baja por la Policía.

En el expediente por la muerte de Luis Carlos Galán, consta que por la investigación del DAS, Yair Klein fue condenado y ratificada su condena por el tribunal superior de Caldas.

El país y la opinión han sido benévolos con el expresidente Cesar Gaviria Trujillo, quien vive esquivando su responsabilidad ante los colombianos y la historia. Como por ejemplo la política de sometimiento a la justicia cuya columna vertebral era la libre escogencia de los sitios de reclusión, la no extradición como norma constitucional y la no incautación de sus dineros. Como resultado se dio la negociación, entrega, permanencia y posterior fuga (con un viceministro enviado como emisario del gobierno, y tomado como rehén) de Pablo Escobar y sus lugartenientes de la mal llamada Catedral. ¿Supo que dentro de esa cárcel hubo hasta homicidios?. No le han pasado la cuenta de cobro de sus desaciertos, pero el sí se ha dedicado a difamarme y a desconocer la verdad impunemente.

Usted busca seguir erosionando mi honra porque sabe que ese fallo condenatorio de la Corte es una afrenta a la justicia, yo estoy ejerciendo mi derecho de acceder a una segunda instancia como lo reconocen todos los tribunales y que a mí se me había negado, usted no puede direccionar a la justicia e ignorar todas las pruebas que me acompañan esas sí, legales y legitimas. Doctor Cesar Gaviria Trujillo, por favor no se equipare con el doctor Virgilio Barco, no ofenda su memoria.

Por favor, no me cansaré de iterar que no hay ni habría nunca derecho a mancillar como en repetidas veces lo ha hecho el señor Gaviria, la integridad del general Maza Márquez, de quien consta a todos, en Colombia y en la comunidad de naciones, de su diáfano proceder en su trayectoria pública, no obstante, los absurdos infundios de algunos que no sabemos que pretensiones escondan con sus malhadadas manifestaciones. saramara7@gmail.com  

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *