JOSÉ MANUEL HERRERA VILLA

Por: José Manuel Herrera Villa*

Nuestros municipios, todos a una como en Fuenteovejuna, deben tener el propósito cierto de retarse, de desafiarse a fondo. Hacer sus ciudadanos que sus mandatarios gestionen de verdad, con el objetivo también cierto de hacerlos y convertirlos en unos entes territoriales mayormente sólidos, seguros, productivos y competitivos a través de los superiores niveles de desarrollo social, humano, cultural, ambiental y crecimiento económico, entre otros particulares y generales aspectos.

Entender que estamos pasando por una crisis de dimensiones mayúsculas, y que en respuesta a lo cual, toda vez que se han afectado negativamente todos los índices, que se ha tenido que lidiar con protestas sociales, violencia e inseguridad, requeridos estamos de elevar nuestros niveles todos de progreso, bienestar y prosperidad. Fortalecer el tejido productivo, adelantar obras por impuestos, implementar la economía naranja que es sin duda eje de crecimiento económico. Disminuir el desempleo, crear un fondo para créditos blandos rotativos, darle la mano con incentivos reales a los pequeños productores y al sector rural, hacernos más competitivos con educación de calidad, generar oportunidades para la inversión nacional y extranjera, potenciar el turismo, hacer que se emprenda masivamente y ser más autogestores de cara a un mayor como más y mejor integral progreso.

Crear de la misma manera un fondo de contingencias municipales, revisar el estatuto tributario, establecer la plusvalía a lotes que se están convirtiendo en urbanos, otorgar rebajas a quienes generen empleo y riqueza; lo mismo que refinanciar la deuda pública para aliviar caja. Procura una mejor protección ambiental, hacer ejercicios estructurales para responder a las familias que no tienen vivienda y fomentar la renovación urbana.

Importa en definitiva que seamos municipios más competitivos sin importar los obstáculos que hay que superar para lograrlo. Y si bien se sabe que son nuestros municipios de escasos recursos propios, conveniente es recurrir a la cultura de gestión de proyectos, que da adecuada y oportuna respuesta a las expectativas tanto de sus ejecutores como de sus clientes, más cuando se cumplen con los requisitos de calidad al dejar satisfechos a sus usuarios, que logran cumplir con las previsiones presupuestales y que obviamente responden a los compromisos de tiempo y oportunidad.


*Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Auditoría Integral. Formulación y Evaluación de Proyectos de Desarrollo. jomahevi@hgmail.com-

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.