JOSÉ MANUEL HERRERA VILLA

Por: José Manuel Herrera Villa*

Se entiende por filosofía el conjunto de reflexiones sobre la esencia, propiedades, causas y efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo; también, el sistema filosófico o conjunto sistemático de los razonamientos expuestos por un pensador. Empresa, es la acción o tarea que entraña esfuerzo y trabajo; de igual manera, entidad en la que intervienen el capital y el trabajo como factores de producción de actividades industriales o mercantiles o para la prestación de servicios. Una y otra, son ámbitos del conocimiento y fuentes de creatividad e innovación.

La filosofía es un todo relevante que va mucho más allá de lo académico y siembra su semilla en todos los campos, la empresa entre ellos. Gracias a ella nos hacemos las preguntas que nos permiten innovar. Si las empresas tuvieran filósofos en planta serían personas que les harían cuestionarse modelo de negocio, finalidad y propósito. Es, como bien afirman connotados estudiosos de la temática, una auditoría constante sobre la forma de pensar y proceder, quedando finalmente que la innovación es esta creatividad, plantear escenarios futuros y pensar en cómo resolverlos.

Sin duda es esta clase de conocimientos lo que permite que las personas se diferencien unas de otras por su importancia, además que nos hace evitar la homogeneización y es precisamente el interés por este ámbito lo que ha llevado a las personas a hacerse un nombre dentro del mundo empresarial, los hace líderes y los convierte en seres notables. El empresario que se adentra en el rico y extenso mundo de la filosofía adquieren una capacidad inmensa para comprender lo que está ocurriendo en la sociedad, las cuestiones políticas, las relaciones laborales, cómo se estructura una sociedad, toda vez que sus conocimientos son claves a la hora de tomar buenas decisiones, especialmente en momentos de duda o incertidumbre, al tiempo que les permite conocer los elementos históricos que nos hacen llegar a la situación en la que se está y también cierta intuición de lo que será el porvenir de las sociedades,

Esta teoría de la filosofía en la empresa no se queda en palabras bonitas, sino que también se aterriza en casos prácticos. Lleva a tomar las mejores decisiones sobre dónde invertir; pero no se trata solo de tomar decisiones empresariales o ver las cuentas de esa empresa, sino de entender la recepción que puede tener su actividad en la sociedad en su conjunto.

Es claro que al científico puro lo que le pide su intelecto es llevar al máximo su desarrollo, pero como sociedad tenemos que pensar si debemos ejecutar todo lo que sea posible o si hay un deber por encima de ello. La filosofía en cambio, más que dar respuestas concretas, es plantear las preguntas adecuadas para que no perdamos el marco de humanidad. Esta capacidad de reflexión no se adquiere de la noche a la mañana ni a través de pequeños y rápidos cursillos, como tampoco se limita a una disciplina concreta; lo importante de la filosofía es que crea un ámbito filosófico en el que no participan solo los filósofos, es un punto de encuentro en el que hablar críticamente desde diferentes espacios. Es una útil disciplina desde el punto de vista empresarial porque estudia el funcionamiento de la inteligencia, ya que las empresas repiten que hay que atraer y conservar talento y la filosofía se encarga de definir lo que es el talento y no se centra en su contratación, sino en generarlo.

Hoy que inmersos estamos en un momento de reajuste del trabajo, las humanidades, especialmente la filosofía, tienen mucho que decir, en la verdad que la transformación digital está haciendo que desaparezcan muchos empleos al tiempo que aparecen otros nuevos, pero el pensamiento crítico es una habilidad difícil de automatizar; pues una máquina no puede tomar una decisión sobre si algo es bueno o es malo. No podemos permitir en consecuencia que las humanidades retrocedan por presión social y porque los humanistas han defendido mal su territorio y convencerse cada día y cada vez más de lo valioso de su aporte.


Por: José Manuel Herrera Villa* Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Auditoría Integral. Formulación y Evaluación de Proyectos de Desarrollo. jomahevi@hgmail.com-

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.