Cohete de rusia a ucrania

Por: Ec. Esp. Omar Escobar*.

En el reino animal, la ley del más fuerte se manifiesta en la marcación del territorio y su magnitud lleva a que las otras especies se marginalicen hacia los territorios menos aptos para la vida. En nuestra llamada civilización, los países del primer mundo siempre se disputan el tercer mundo, el cual guarda riquezas o al menos sirve de zona estratégica para algún tipo de interés que las grandes potencias conocen e infortunadamente desconocen sus habitantes.

Ejemplos de expansión territorial se dieron desde hace más de dos siglos. Fue Gran Bretaña quien dio el impulso al imperialismo empezando por el establecimiento de una “talasocracia”, que consistía no en la ocupación de vastos territorios sino en tener puntos de apoyo estratégicos como el Cabo (1814), Singapur (1819), Aden (1839) y Hong Kong (1842), y numerosas islas en el Atlántico sur o el océano Índico que les permitió conquistar la India, luego Australia y Canadá, y otras posesiones asiáticas y africanas. Siguiendo este ejemplo, Francia, país que se autoproclama defensor de la libertad y la democracia, creo un gran imperio colonial con la conquista de Argel (1830), y se extendió en África, Asia y las islas del Pacífico. Alemania, Bélgica e Italia también terminaron repartiéndose lo que quedaba de África. Para colmo hasta el Imperio Otomano terminó siendo víctima del imperialismo europeo. Por otra parte, desde el siglo XVIII, Rusia se expandió velozmente y en el siglo XIX, sus barcos estaban en el Mediterráneo, asustando a los británicos, esto creo un sentimiento de rusofobia, y el mismo imperio británico se preparó ante una posible invasión a su apreciable India, pues era su colonia más rica y próspera.

En tiempos de la guerra fría, Gorbachov entendió que la OTAN, tenía limites hasta Alemania occidental, pero tras la caída del muro de Berlín, dichos límites se expandieron y más aún con la desintegración de la antigua URSS, se propiciaron tendencias prooccidentales de extrema derecha , étnicas y nacionalistas que con el paso del tiempo se manifestaron a través de protestas y conflictos civiles que reclamaron autonomía pero también en este rio revuelto no falto la intervención de países expertos en coloniaje como Francia, Alemania, Inglaterra y EEUUU.

Con los antecedentes colonialistas de estas perlas, creer en su benevolencia y participación supuestamente desinteresada de la ONU, la OTAN y la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), es como creer que el tigre no nos ataca por ser buena gente.  Está comprobado que EEUU, Polonia y el Vaticano tuvieron participación en la caída de la antigua URSS con el propósito de occidentalizar el Este, y efectivamente sucedió con el apoyo de la OTAN.  De paso, ayudo a los euroescépticos conservadores que justifican la Angloesfera como la herramienta guía de la humanidad…el poder blanco de la superioridad.

Occidente reclaman expansión hacia oriente y Ucrania es un país a conquistar. Se evidenció con el respaldo de políticos estadounidenses a las protestas en contra del gobierno elegido democráticamente en Ucrania desde el año 2013… El secretario de asuntos exteriores norteamericano, John Kerry, dijo que «los ucranianos deben poder decidir su futuro».​ El 15 de diciembre de 2013 el senador norteamericano John McCain visitó a los manifestantes en la plaza y expresó su apoyo a la causa… demócratas apoyando la destitución de gobiernos democráticos…

EEUU, Francia, Canadá y el Reino Unido convenientemente olvidaron que en los acuerdos de Minsk I y II, se confiere un estatus especial a Donetsk y Luhansk”, punto que no gustó al Gobierno ucraniano, pues quería restablecer su control sobre estos territorios antes que otorgarles autonomía…por eso su demora en reconocer su independencia. Si estos países hubieran reconocido dicho estatus, otro sería el cuento.

Occidente fue testigo de los acuerdos de Minsk II, firmado por los representantes de Rusia, Ucrania, líderes separatistas y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y posteriormente, fue respaldado por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU… pero terminó como letra muerta ante occidente por 7 años.

Rusia, por el contrario, sostiene que los acuerdos comprometen a Kiev a proporcionar una amplia autonomía a las regiones del Donbás. También pretende que los separatistas cuenten con representación en el Parlamento ucraniano, pudiendo vetar las decisiones de Kiev en política exterior y le daría a Rusia la capacidad de controlar el territorio, sin anexarlo, como hicieron con Crimea en 2014…por eso, los reconoció como repúblicas independientes

Los machos alfa de occidente como de Rusia reclaman territorio; Occidente quiere contener la expansión de Rusia y China mediante la apertura de bases militares, so pretexto, seguridad y libertad, pero en esencia, es el control de la economía de medio oriente y Europa Central. Por su parte Rusia, con el control de Ucrania, fortalece su gasoducto y paso libre al Mediterráneo conquistando el mercado europeo y medio oriente.

Los actores bélicos tienen las justificaciones más apropiadas para sus acciones militares y el equipo bélico apostado en la región, más carecen de valor ante la violación de su autodeterminación y soberanía como pueblo. En los próximos años, este asunto, habrá terminado, pero no para Ucrania, país que asumirá la costosa ayuda desinteresada que brinda EEUU y el Reino Unido en asesoramiento militar y provisión de armamento bélico, el más sofisticado y por ende más costoso: algo más de 1.500 millones de dólares en misiles javelin, fabricados en EEUU, 2.000 misiles NLAW británicos, misiles Stinger, misil polaco GROM guiada por calor. La munición procede de la República Checa y Polonia. Según el Instituto de Estudios para la Paz de Estocolmo, SIPRI, los países de la OTAN Canadá y Francia también han suministrado armas a Ucrania desde 2014. Las entregas desde Gran Bretaña y EE. UU. han aumentado significativamente en las últimas semanas. Según el ministro de Defensa Resnikov, ya se han enviado 1.300 toneladas de armas a Ucrania solo desde los Estados Unidos.

Como en los tiempos antiguos, los machos alfa siguen beligerantes y disputándose el mundo…


Economista Omar Escobar
*Omar Alirio Escobar. Economista con Maestría en dirección y gestión de centros educativos y Especialista en Gestión de proyectos. Docente universitario, ensayista e investigador en varias universidades del país.

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.