Por: José Manuel Herrera Villa*

Hablando uno aquí y allá, con amigos, familiares, conocidos, se palpa consenso respecto del país que queremos, anhelamos y necesitamos tener para regocijo de todos quienes lo habitamos. Un país rico, sin pobreza, inequidad ni desigualdad. Con un eficiente sistema de salud, con hospitales públicos equipados, con medicinas y se atienda a los enfermos bien y oportunamente. Donde no falte la comida, ni educación de calidad. Donde la justicia sea para todos por igual y no politizada ni al servicio de los poderosos. En el que no halla homicidios dolosos, feminicidios y los delincuentes paguen por sus actos. Donde no haya zonas controladas por el narcotráfico y la ley se aplique de manera justa y equitativa.

Donde podamos exaltar nuestros talentos en todos los campos y sean reconocidos universalmente. In país que se convierta en un polo de desarrollo con inversión nacional y extranjera a tope. Productivo. Competitivo. Desarrollado socialmente. En constante crecimiento económico. De gobierno eficiente y trasparente, cuyos servidores públicos sean de primera condición y lo suficientemente preparadas para marcar nuevos y mejores destinos. Donde los recursos públicos se invierten con inteligencia soportados en las propias realidades y más sentidas necesidades poblacionales, nunca antojadizamente. Quereres y deseos que impulsarnos debe a ponernos de acuerdo en cómo lograrlo.

No podemos ser más conformistas. Ejemplos tenemos de países que han salido adelante con menos potencial del que tenemos, pero con voluntad, esfuerzo, decisión y ejecución. Tenemos que salir de la mediocridad. Saber que podemos ir por lo más y lo mejor. No podemos permitir que nos polaricen y veamos cómo vamos a salir avante con la fuerza de todos.

Importa en todo lo cual, sabernos poderosos, internalizar en nosotros lo positivo, ir tras la resolución de los problemas que nos aquejan. No distraernos de los transcendental, fundamental e importante es lo que necesitamos. Cercanas están ya las próximas justas electiva, lo que debe llevarnos a juiciosas reflexiones. No más equivocaciones por favor. Que no vayan a pagar las generaciones por venir nuestras equivocaciones.  

Tenemos desde ya que empezar a preguntarnos que gobierno queremos. Uno que pueda reorientar el camino u otro que sin remedio nos lleve al caos, a la anarquía, a las abisales profundidades del no retorno. Necesitamos una Colombia más democrática, un verdadero Estado de derecho y justicia. Un país con unas robustecidas instituciones afianzadas en la participación activa de sus ciudadanos y comunidad, más autónomo y con menos inequidad, pobreza y desigualdad. Se impone que marquemos el rumbo de la Colombia que nos urge, queremos y necesitamos tener. Somos nosotros y solo nosotros los responsables de nuestro futuro y vamos a vivir con las consecuencias de las decisiones que tomemos en adelante. Obligados estamos a ir por las mejores opciones para alcanzar esa República que necesitamos. jomahevi@gmail.com *Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Gerencia Integral. Formulación y Evaluación de Proyectos

Por admin

Un comentario en «EL PAÍS QUE NECESITAMOS»
  1. I want to convey my passion for your kind-heartedness giving support to individuals that need guidance on your topic. Your personal dedication to passing the solution all through ended up being rather significant and have all the time made ladies much like me to reach their endeavors. Your amazing helpful facts implies this much to me and a whole lot more to my mates. Thanks a lot; from everyone of us.

Los comentarios están cerrados.