Por: Luis Gilberto Ramírez Calle*

Si bien el hoy y el mañana siempre habrán de importar, no importará menos y como un gran propósito revisar con juicio el pasado para corregir errores, a efecto de no ser injustos y por ende no culpar a nadie sin remediar el presente y sin ejercer las acciones correspondientes para cada caso y que del caso fueren; razones para trazar un proyecto de departamento que reconozca y atienda las carencias, debilidades, crisis, cifras y dolencias, toda vez que detrás de cada guarismo hay un rostro, un nombre, un ciudadano, una familia, un conglomerado y muchos intereses, mismos que deben ser por sobre todas las cosas, los buenos, mejores y superiores de la colectividad.

De ahí que importe revisar con buen juicio nuestros índices todos, identificar cuáles son las personas con mayores carencias socioeconómicas, los déficits más apremiantes que acusamos, robustecernos en nuestras fortalezas, que la educación superior siga en alza, consolidar nuestra biodiversidad (la más importante del país, que ya es mucho decir), ir tras las más de las oportunidades, atender debilidades y amenazas, atacar con celo y diligencia la inseguridad que es fuente de desequilibrio, corregir las deficiencias, las carencias y asegurar una estrategia de desarrollo económico y social eficiente.

Es trazar rutas de rehabilitación. Pensarnos y repensarnos a fondo desde la reflexión y el análisis. Proyectarnos. Ser inteligentes.  Acudir a la prospectiva y la estrategia. Entender que los nuevos tiempos que vivimos son oportunidad perfecta para apoyarnos colectivamente y aportar una valiosa ayuda en la construcción de una sociedad más prospera, en la seguridad que juntos edificaremos una colectividad más justa y equitativa para todos, en lo que importará estructurar y consolidar un mejor futuro, para hacer de lo cual idea y propósito de vida.

Interesa y en ello sin duda de acuerdo estaremos todos, tenemos que construir un mejor porvenir desde el hoy, desde este presente que se nos muestra complejo y simplificar debemos. Pensar adonde queremos llegar haciendo lo que corresponde y necesario sea para ser más productivos y competitivos. Entender que debemos celebrar los desarrollos y crecimientos que vayamos teniendo y al que deberíamos haber contribuido. Recordar siempre qué si bien es importante el porvenir, conveniente y definitivo vivir el hoy, lo que nos permitirá llegar a un mejor mañana, en la certeza que la vida, como alguien señalara, es aquello que nos va sucediendo mientras nos empeñamos en hacer otros planes; y además por cuanto eltiempo es limitado, y no podemos perderlo en simplicidades. Hay que ser responsables y actuar para tener condiciones de vida positivas hoy y mañana, ojalá con sobrados réditos.

Es impulsarnos en los triunfos del hoy,entender que es lo que importa y cómo construir ese mejor porvenir, priorizar sobre lo que crece, lo que es relevante, concentrarse en lo importante, en mejorar, lo valioso, lo sustancial, impactar, ser mejores, esforzamos, evolucionar como personas y tomar conciencia de nuestras acciones en beneficio propio y colectivo. Es concentrarnos en el hoy que es todo lo que tenemos, en el día a día, en ser, hacer, quehacer, pensar estratégicamente en lo que se requiere para ese mejor futuro y sumarle conocimiento, curiosidad, habilidades, inteligencia emocional, humildad y proactividad, que nos ayudarán a salir victoriosos de la mano de definidos propósitos.

Impone todo lo expuesto centrarnos en los demás, tener sentido crítico en búsqueda de superaciones, focalizarse, entender que crecer significa cambiar. Que para ser mejor y superior es necesario evolucionar; y, que la comodidad por sí misma es enemiga del crecimiento por cuanto no reta, no permite cuestionar nada y por ende no deja espacio para progresar como debe, tiene que ser, se demanda, necesita y requiere.

General (r) Ponal. Administrador. Consultor Asesor en Seguridad, Inteligencia y Defensa Nacional. Abogado. Especializado en Derecho Administrativo.

Por editor