Ec. Omar Escobar

Antes de la caída de Kabul, el portal “ The Hill”, recomendaba que «EEUU nunca debe abandonar Afganistán», en virtud de la riqueza por sus «tierras raras», esenciales para las baterías de litio, los chips de las computadoras, armas de alta precisión guiada, drones, satélites, aviones furtivos y armas hipersónicas, calculadas en 3 billones de dólares». Pero con la salida de EEUU de Afganistán, China tendría posibilidades de explotar dichas tierras. HoyChina es el principal proveedor de EEUU de tierras raras y además contaría con una  importancia geoestratégica en el proyecto de la “ruta de la seda”. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, China exportó en 2019 el 80% de las necesidades de EEUU en tierras raras, pese a la guerra comercial entre  Washington y Pekin.

Según el Pentágono, a  Afganistán se le denomina la Arabia Saudí del Litio. Además posee 60 millones de toneladas de cobre, 2.200 millones de toneladas de mineral de hierro, 1.4 millones de toneladas de elementos de tierras raras como lantano, cerio y neodimio, y vetas de aluminio, oro, plata, zinc, mercurio y una fortuna de 89.000 millones de dólares en carbonatita.

La OTAN, denigra del medievalismo de los talibanes y el atraso cultural de los afganos, sin embargo, los estadounidenses llevaron violencia militar más no trasferencia tecnológica ni cultural; EEUU invirtió 2,26 billones de dólares, de los cuales un billón fueron a dar al complejo militar industrial y otros 530.000 millones de dólares sirvieron para pagar los intereses de su inversión militar. Los 20 años de ocupación desastrosa de EEUU en Afganistán no adelantaron a su sociedad ni beneficiaron al país, ya que las inversiones de Washington patrocinaron de facto a su omnipotente complejo militar industrial y los descomunales intereses de su bancocracia

Con la salida de EEUUU, aparentemente, se verá fortalecida la etnia pashtun de la cual descienden muchos talibanes quienes controlarán las tierras raras y el litio de Afganistán, y se vincularán al Corredor Económico China-Pakistán; este corredor va desde la ciudad china de Kashi (provincia autónoma islámica de Xinjian) hasta el puerto de Gwadar en el mar Arábigo. Este proyecto chino para el medio oriente, tiene una inversión de 62.000 millones de dólares… equiparable al Plan Marshall. Por tanto, habrá un beneficio regional y de paso, China asegura su salida estratégica al mar Arábigo y luego a Irán para abastecerse del gas…

Este acontecimiento en medio oriente, demuestra el declive de los teoremas geopolíticos anglosajones  de Bernar Lewis y Zbigniew Brzezinski, mas no militares,  frente al despliegue geoeconómico de China: mucho más plural, desideologizado y pragmático…pero no menos capitalista…

Solo queda esperar…  ¿si el caos deliberado de EEUU en Afganistán oculta una nueva trampa contra China, como lo hizo antes con la URSS?, pues EEUU, tras la retirada de Afganistán, desplegó sus tropas en el océano Índico y en el mar del Sur de China.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *