Por Javier Genaro Jiménez Jordi (El Viejo Javi)

Periodista de Turismo

Ya que navegamos sobre la ola verde de la sostenibilidad es pertinente recordar que Colombia posee el 50 por ciento de los páramos del mundo y por lo tanto ocupa el sexto lugar en producción hídrica, después de Brasil, Rusia, Estados Unidos, Canadá y China.

Que es el hogar de 1.952 especies de aves (Colombia es el destino preferido en el mundo para el avistamiento de aves, somos número uno en estas especies, y hemos sido cuatro veces campeón del Global Big Day, algo así como el Campeonato Mundial de Aviturismo), y, como si fuera poco, también somos el jardín más grande del planeta con 4.270 especies de orquídeas (de estas 2.170 son endémicas, solo crecen aquí).

Pero ajá, ¿qué es el “medio ambiente”? Wikipedia señala que “comprende componentes físicos como el aire, temperatura, relieve, suelos y cuerpos de agua, así como componentes vivos animales, plantas y microorganismos”.

El distrito, municipio o área urbana o natural interesada en la distinción debe cumplir unos requisitos que serán auditados de conformidad con la Norma Técnica Sectorial de Turismo Sostenible NTS-TS 001-1 para obtener de esta manera la certificación que lo acredita como destino turístico sostenible. Para lograrla, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo apoya la iniciativa gubernamental y podrá contar para su proceso con los recursos que para tal fin tiene el Fondo Nacional de Turismo.

Con el mejoramiento de la calidad en estos destinos se ofrecerá a turistas, visitantes y locales productos y servicios diferenciados que satisfagan sus expectativas y motivos, generando bienestar para la cadena de valor del turismo. La sostenibilidad es la vía para un turismo responsable, productivo, competitivo y de larga vida, que permite beneficios económicos, culturales y sociales para las comunidades de acogida, todo dentro del contexto de un negocio exitoso y una experiencia positiva para los ciudadanos.

La certificación en sostenibilidad le garantiza a la comunidad anfitriona, y turistas y visitantes, que es un destino que preserva el medio ambiente, el respeto sociocultural y que su crecimiento económico se desarrolla equilibradamente. De igual manera, el distrito o municipio obtiene importantes beneficios como tener como herramienta una política de sostenibilidad que permitirá que el turismo se siga desarrollando de forma sostenible y responsable, independientemente del cambio de administraciones que se den en el mismo.


Con la certificación también se espera el mejoramiento de los niveles de calidad de vida y en la prestación de los servicios turísticos locales, al generar una cultura de excelencia en los empresarios del turismo.

Parte de los requisitos ambientales exigidos y que deben cumplir los municipios o áreas determinadas de un destino para lograr la certificación se destacan la conservación, cuidado y protección del medio ambiente, puesto que sería imposible concebir turismo sin naturaleza: la economía de muchos municipios gira en torno a la actividad turística como fuente que genera empleo, crecimiento, desarrollo y competitividad.

Destinos turísticos sostenibles, son aquellos que buscan atraer turistas y visitantes como amigables y protectores del medioambiente, la conservación y el patrimonio natural y cultural. Esta distinción es un plus o valor agregado de promoción, competitividad y fortalecimiento. Y la idea es que la industria de viajes y turismo cree las condiciones que generen riqueza, productividad y oportunidades en un equilibrio ambiental, económico y socialmente responsable.

Los destinos turísticos sostenibles de Colombia son: Parque Regional Ecoturístico Arví y Área de Medellín, Centro Histórico de Jardín, Jericó y Santa Fe de Antioquia (Antioquia). Centro Histórico de Cartagena y de Santa Cruz de Mompox (Bolívar). Centro Histórico de la Candelaria (Bogotá) y Guaduas (Cundinamarca). Centro Histórico de Ciénaga (Magdalena) y Santa Cruz de Lorica (Córdoba). Centro Histórico de Buga (Valle). Centro Histórico de Marsella y Santa Rosa de Cabal (Risaralda). Centro Histórico de Villa de Leyva y de Monguí (Boyacá). Centro Histórico de El Socorro, Floridablanca y Girón (Santander). Área Turística de Manizales y Área de Chinchiná (Caldas). Área de Armenia, Filandia, Pijao y Salento (Quindío). Corredor Turístico de Usiacurí, municipio atlanticense.  La Macarena (Meta), que comprende el área turística del municipio, el Parque de los Fundadores y, por supuesto, su principal y más reconocido atractivo natural: Caño Cristales, el río de los cinco colores o el río de los dioses o, como se conoce mundialmente, el río más hermoso del mundo. Las playas ‘La Piscina’ y ‘La Piscinita’, en el Parque Nacional Natural Tayrona. El Desierto de la Tatacoa, en Villavieja (Huila), y, El Cañón del Combeima (Alcaldía Municipal de Ibagué, Tolima). Varios de estos destinos turísticos sostenibles también cuentan con otra distinción: son de la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *