¡Patrimonio  económico, turístico y cultural!

 La Ciénaga Grande de Momil, es una de las riquezas hídricas más grande que tiene el municipio y se constituye en el  Patrimonio más importante de todos  sus habitantes. Geográficamente está ubicada  en la  subregión de la Ciénaga Grande del Bajo Sinú, al norte del departamento de Córdoba y cobija otros municipios como Santa Cruz de Lorica, Cotorra, Purísima y Chimá. En Momil, este  ecosistema ocupa una extensión  de 4.000 hectáreas según datos estadísticos suministrados por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Seccional Córdoba. Fue utilizada por nuestros nativos como medio de supervivencia y  subsistencia. Al fondo, se aprecian sus  dos cerros: Grande y Mohan, siendo este último,  el sitio donde se sentó por muchos tiempo la etnia Zenú, considerados  los  primeros pobladores de esta  histórica y hermosa  población. Su inmenso  espejo de agua ha sido testigo de muchas vivencias y creencias, no solo de nuestros primitivos, sino también de los abuelos cuya  principal  actividad  era la pesca, la cual  se fue dando de generación en generación, hasta constituirse en  su mayor fuente económica.

Nuestra Ciénaga  Grande, es también un lugar turístico, recreativo y cultural, puesto que en cualquier época del año es visitada por propios y foráneos;  especialmente en la temporada de Semana Santa o Semana Mayor, que se reúnen para disfrutar y contemplar su belleza y variada naturaleza, conformada por  sus imponentes cerros y el maravilloso contraste de su atardecer cuando el sol va declinando y  reflejando su luz sobre el agua, produciendo un efecto hermoso y agradable a la vista de sus visitantes. Pero así, como se seca para esta  época, también se crece en la temporada invernal, hasta el punto que son muchas las familias afectadas que viven aledañas a ella. Igualmente, ha sido utilizada  como medio de transporte fluvial  ya   que a través de pequeñas embarcaciones o canoas se transportaban de la parte posterior del cerro hasta la población que inicia con  el popular y conocido barrio Las Lamas, donde se fueron acomodando los migrantes y de ahí, en adelante se fue poblando dando origen a  otros barrios como Roble,  Mamón y Rincón.

Con orgullo  puedo decir que, desde  la generación de los abuelos, hasta la actual; hemos disfrutado, compartido y beneficiado de sus grandes riquezas; inicialmente satisfacían sus necesidades personales  y demás quehaceres domésticos con el preciado líquido, que solía ser transparente y limpio.  También, ha  sido para muchos  “Musa de inspiración” se han  creado canciones, poesías, versos, décimas, cuentos, pinturas, festivales,   eventos recreativos y deportivos propios de la región; mitos  y leyendas   en torno a ella. Es que, una cosa es hablar, y, otra es verla en todo su esplendor, pienso que, nuestro Creador, fue justo y misericordioso con nuestra tierra,   nada que envidiar a otros pueblos, porque  cada uno de ellos, también tiene lo suyo.   Hoy, la gran  preocupación de sus habitantes y en especial de la población pesquera, es que la mayor fuente de ingreso ha cambiado ostensiblemente, debido al abandono en que está sometida por parte de los Gobiernos: Nacional, Departamental, local y Autoridad Ambiental, que solo ofrecen temporalmente paños de agua tibia, pero no una solución viable y auto sostenible.

 Otrora, Momil, fue un centro de producción pesquera siendo el bocachico la especie más representativa y de considerable tamaño que por su extensa  producción abastecía a las regiones de Córdoba y Sucre. También, existían otras especies como la mojarra amarilla, el moncholo y la charua, las cuales se han ido extinguiendo.  Cabe señalar que, nosotros como   hijos de esta madre naturaleza,  hemos contribuido a su frecuente deterioro de manera no intencional, “somos conscientes de la situación” dicen representantes de este pequeño gremio de pescadores que se dedican  diariamente a esta actividad por necesidad y como  medio de subsistencia para él y su grupo familiar.

Esther  María Puche M.

Comunicadora Social

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *