Francisco Javier Vásquez Asencio

Por: Francisco Javier Vásquez Atencio*

Obligados estamos como comunidad a preocuparnos por el cambio climático; y más, en los tiempos que vivimos. No hacerlo es actuar incoherente e incorrectamente. Preocuparse por el cambio climático implica racionalizar la producción y moderar el consumo, puesto que el crecimiento continuo y la especulación financiera de una economía extractiva es de suyo insostenible, dado el agotamiento de los recursos, la contaminación resultante y el calentamiento global que genera. Potenciar beneficios sin tener en cuenta las consecuencias nos ha encaminado a grados de contaminación planetaria que amenazada tienen vida y extinción de la especie humana, como viene ocurriendo desde hace tiempo y cada vez más rápidamente con la pérdida a tope de biodiversidad.

La comunidad científica ha señalado que la extinción de flora y fauna crece a un ritmo acelerado y demasiado preocupante, pero a juzgar por los resultados, ha arado en el desierto; sin embargo, por la contaminación y los efectos de la huella de carbono en el calentamiento global y el cambio climático, nos lleva a alertar sobre la necesidad de adoptar medidas en ruta de prevención, so pena de sucumbir a los peligros que ello entraña. Incendios e inundaciones son efectos producidos por el cambio climático; son fenómenos que causan la muerte de personas, perdidas de fauna, flora y económicas importantes, como también la alteración del ecosistema y biodiversidad que trastorna nuestra forma de vida dramáticamente. Sequías e incendios crean zonas desertizadas, desaparecen condiciones climáticas propias que dificultan la diversidad de los cultivos; y, si se contrae la producción de alimentos, aparece la hambruna.

Tenemos que prestar atención a la realidad, puesto que los desastres nos están agobiando. Esto no tiene fantásticas ni mágicas soluciones que vendrían de técnicas para revertir los desastres que provocamos, como tampoco solventar la escasez y limitación de los recursos del planeta y permitirnos continuar con nuestro ritmo de producción y consumo actual. La situación que vivimos definitivamente requiere coherencia.

Importante y urgente detener el calentamiento global que provoca esta crisis climática. La primera incoherencia de nuestros gobernantes es contravenir lo reconocido como imprescindible; vale decir, eliminar el uso de energías fósiles y demás otras abiertamente contaminantes. Las energías alternativas, no muy verdes tampoco, serían más deseable, aunque muchos de los materiales necesarios para su implementación son escasos y su capacidad de producción, almacenamiento y red de distribución plantean problemas de difícil solución y además, no parece que sean una alternativa capaz de sostener el nivel de consumo energético que tenemos actualmente, ya que el 70% de la energía que consumimos ahora no es renovable y estamos hablando de un bien limitado y sin retorno.

Ni la emergencia climática ni la limitación de recursos del planeta dejan muchas opciones, debiendo ser coherentes, empezando por fomentar la producción y el consumo de proximidad en lugar de traer los alimentos y bienes de consumo de miles de kilómetros de distancia, potenciar modelos de economía más equitativos que ayuden a regenerar la tierra, garantizar el desarrollo agrícola, ganadero y fomentar infraestructuras comunales. De igual manera deben nuestros hábitos de consumo limitarse a lo necesario, pues agotamos materias primas de las que ya no existen reservas o son escasas en demasía.

Lo coherente no solo es imprescindible en lo personal, también hay que exigir coherencia a líderes, dirigentes y empresas dejar de producir contaminando y las empresas reparar los daños que provocaron contaminando atmósfera, tierra, acuíferos y mar; de ahí que sea preciso como sociedad racionalizar el consumo y evitar el despilfarro en lo público y privado, especialmente agua y energía), y redoblar esfuerzos y atención a cooperación, salud y bienestar social. Actuar ya generará esperanza. No hacerlo es suicida.

*Francisco Javier Vásquez Atencio. Administrador de Empresas. Especializado en Recursos Humanos. Especializado y Magister en Gerencia Social francisco.vasquez.atencio75@gmail.com @franvasquez06

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.