Francisco Javier Vásquez Asencio

Por: Francisco Javier Vázquez Atencio*

Se llevó a cabo hace poco una nueva cumbre dirigida a controlar los daños que como humanidad hemos generado al ambiente en menos de una centuria, y los acuerdos, frente al deterioro planetario, son a todas luces enanos a la vista de las consecuencias que ya sufre la mayor parte del planeta. El foro llevado a cabo en la cumbre en comento es un espacio de definición política y de acciones al más alto nivel, lo debe concitar nuestra atención respecto de lo que cada uno de nosotros puede hacer desde su día a día, para ayudar a que los estragos del calentamiento global no avancen. Ninguna norma irá más allá si no cuenta con el apoyo de una mayoría convencida de sus beneficios para respaldarla, por lo que debe consultar la verdad verdadera de lo que acontece al planeta.

Interesa en todo esto de nuestra parte como ciudadanos del mundo, una verdadera contribución civil al medio ambiente que poco a poco en mucho ayudará en ese grande como vital propósito, que a grandes rasgos bien podría ser no deforestar, cuidar que no sea desmesurado el consumo de agua, carnes y lácteos; eliminar el uso de plásticos; reducir, reutilizar, reciclar; seleccionar la basura, dividirla; reciclar los desechos orgánicos que sirven para composta, plantas y huertos familiares; usar pañales de tela; disminuir la compra de botellas con agua y sustituirlas por termos de acero; no utilizar globos, recuerdos de plástico, adornos, luces y demás otros aditamentos difíciles de aprovechar; envasar el aceite usado y disponerlo para transformarlo; plantar árboles y plantas en los espacios comunes, entre otras prácticas beneficiosas para la salud planetaria que tienen un impacto inmediato si las adoptamos y convertimos en hábitos de casa que deberíamos impulsar para que se extiendan a la comunidad en que vivimos. Si convencemos a nuestros vecinos sobre sus ventajas, generaremos sobre el particular acciones y cambios de actitudes.

Importa que funjamos como líderes, que comuniquemos los beneficios de ayudar a resolver la crisis climática y de la sociedad en general. Es hacer un análisis importantes y urgentes si queremos que instituciones privadas y públicas se comprometan con metas claras para reducir emisiones, utilizar materiales reusables y fomentar una cultura de consumo que tome en cuenta al planeta.

De no hacerlo, esa comunicación y ese vínculo se perderá cuando no suministremos información útil y no mostremos y demostremos en lo posible las múltiples formas en que se puede resolverse un problema desde nuestro propio entorno con voluntad, compromiso y acción. Ya sabemos que nos ocurre, conocemos algunas de las soluciones existentes, quedando solo hacer a ciencia y conciencia lo que nos corresponde como los verdaderos y mejores ciudadanos que debemos ser.


*Francisco Javier Vázquez Atencio. Administrador de Empresas. Especializado en Recursos Humanos. Especializado y Magister en Gerencia Social. francisco.vasquez.atencio75@gmail.com @franvasquez06

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.