Por: Rafael Robles Solano*

Con ocasión del contenido de una de mis columnas, denominada, ”LA ACIAGA PODREDUMBRE DE LA CORRUPCIÓN,”  he recibido un interesante análisis crítico de una amable y apreciada lectora, que confronta alguna de mis apreciaciones en torno a los reproches que endilgo en contra de la enorme masa silenciosa de los abstencionistas. Sostiene juiciosamente dicha persona, que y cito textualmente:  “Pero resulta que al final;  das un giro a la descripción de esa dificultad sociopolítica que caracteriza a nuestra nación y arremetes contra los que creemos que en este país acéfalo de verdaderos líderes y servidores públicos.  Nos acusas de indiferentes.  ¿No son más indiferentes los que como borregos se dejan llevar por “el líder” tragando entero lo que les dice?  Y continúa diciendo: “Aseguras que con nuestra decisión propiciamos que los corruptos sean elegidos. Eso no es cierto. Ni a la derecha, ni a la izquierda, ni a los del centro, les importa un carajo que la masa de abstencionistas siga creciendo… A nadie le importa cuales son las causas de esa abstención, ni se hace nada al respecto porque el motivo principal de las abstenciones es estar mamados de todo eso que se da sin distinción de ninguna clase en este país, eso que tu describes muy bien en tu artículo de opinión, eso llamado corrupción.”     

Al respecto de sus perspicaces y oportunas observaciones, estimo pertinente consignar algunas precisiones aclaratorias sobre el alcance de mis planteamientos en el aludido artículo. Estas se pueden describir y resumir así:

1º.  En efecto, cuando aludo a la indiferencia de los abstencionistas para participar en las elecciones, lo hago expresamente porque con ello se configura un problema que única y exclusivamente beneficia a la multitud de grupos políticos “de garaje,” que tanto abundan en nuestro medio.  Porque entre menos ciudadanos participen, consiguen que sus candidatos puedan llegar a los cargos de elección popular con pocos votos.

2º.   Cuando señalas a los “borregos,” en efecto, estos escasos votantes, entonces son fácilmente comprables, ya ofreciéndoles dádivas, puestos, mercados, reparaciones domesticas y comunales, etc.  A ellos ni siquiera les interesan para nada sus propuestas, les basta con que les suplan sus necesidades inmediatas, como popularmente se conoce, “con un tamal y una botella de licor.” 

3º.  En efecto, el interés de la derecha, la izquierda y el centro, actualmente se circunscribe al aseguramiento de sus bases o mejor, maquinarias electorales, como resultado la venta de los votos, ningún grupo se siente comprometido para retribuir a sus electores con programas sociales reivindicativos, se limitan a buscar el beneficio particular que reintegre sus gastos electorales.

4º.  Finalmente, es cierto que la principal excusa de los abstencionistas, consiste en estar “mamados” de la situación caótica resultante de la generalizada estela de corrupción, pero olvidan que su indiferencia, precisamente es la que facilita que los corruptos continúen llegando a los cargos públicos, directamente, por medio de sus familiares y cómplices, en lo que se conoce popularmente como “en cuerpos ajenos.”

Retomando el orden de los planteamientos expuestos de mi parte, debo reiterar que lamentablemente la apatía de los abstencionistas contribuye nefastamente a que continuemos en ésta especie de “circulo vicioso” que nos agobia y del que parece no tengan los indiferentes, expectativas viables para involucrarse y participar activamente en los próximos debates electorales, sea apoyando a candidatos nuevos, sin antecedentes de ninguna clase, o votando en blanco, que es otra opción para expresar su rechazo a la situación que los conduce a su desprecio por los escenarios democráticos y que además, así propician ineludiblemente al estado de cosas que pretenden cuestionar, olvidando que cuando se es indiferente, se configura una especie de complicidad silenciosa.

 *Secretario Ejecutivo LIDERESOCIAL. lideresocial@hotmail.com.co  

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *