Hernando Manjarres

Por: Hernando Manuel Manjarres Altahona

El fútbol profesional colombiano se ha caracterizado por no respetar los proyectos a largo plazo de los entrenadores, algo que en el arranque de la Liga BetPlay-II no ha cambiado.

Amaranto Perea, Giovanny Ruiz, Harold Rivera, Eduardo Lara, Dairon Pérez y Luis Bernal son los descabezados en solo mes y medio de haber empezado la liga; algo ilógico e incoherente para el futuro de los clubes. No es posible que en tan poco tiempo de trabajo un equipo pueda alinearse y mostrar resultados.

Un equipo de fútbol no solo es un director técnico, son jugadores, directivos, hinchada y gerentes de diferentes áreas que casi nunca están alineados con los objetivos del club; se encuentran intereses particulares, malos comentarios y un ambiente poco propicio para sacar el barco a flote.

Hay casos de casos en el fútbol, pero algo inverosímil es lo ocurrido con el ex director técnico del Deportivo Pasto Giovanny Ruiz quien llegó al equipo en junio y tan solo duro cuatro juegos al frente del equipo nariñense, con el cual sumó tres derrotas y una igualdad, anotando solamente dos goles, por lo que fue apartado de su cargo. No existe en el mundo un técnico que con cinco partidos esté en la gloria (excluyendo de esta comparación al que dirija en un mundial de fútbol)

Se encuentra otro técnico más con un pie afuera, esperemos conserve su puesto de trabajo por el bien del fútbol. Al ver estos despidos solo se evidencia el pobre nivel de los dirigentes y que se refleja en la burla de lo que es hoy en día el Futbol Profesional colombiano a nivel internacional.

 hernando.manjarres@gmail.com 

*Comunicador Social – Periodista. Magister en Comunicación, Desarrollo y Cambio Social

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin