Luis Gilberto Ramírez Calle

Por: Luis Gilberto Ramírez Calle*

La seguridad es valor fundante, fundamental, y si no es verdaderamente fuerte, no es posible una política de paz que lleve al éxito, lo que es claro sobremanera, y ejemplos miles abundan en las más de las latitudes de la comunidad de naciones. Requerido estamos de una política de seguridad nacional, que jurídicamente entendemos como la prioridad del Estado como principal interés nacional hacia su supervivencia en paz. Es en definitiva el concepto de seguridad, una referencia directa con la integridad del Estado. También se entienden por Seguridad Nacional las acciones destinadas de manera inmediata y directa a mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado, que implican la protección de la nación frente a las amenazas y riesgos que enfrentemos como país.

Requerimos como país una política de seguridad nacional bien definida, debidamente encauzada, acuerdo con nuestras propias realidades y necesidades en esta materia, total, que no preocupe a los ciudadanos y que tampoco vaya en detrimento de la acción que corresponde y compete por Constitución y Ley a la Fuerza Pública.

Necesitamos una política de seguridad nacional que responda a una estrategia soportada en nuestra verdad verdadera a este tenor. No podemos olvidar en esto, y lo avala la historia, que la presión y la fuerza son los elementos principales que obligan a negociar, de ahí que no sea concebible, como ya referimos, una paz con éxito, si no se tiene como país una política de seguridad nacional fuerte y fortalecida por demás.

Importa en esto de la seguridad, la realidad. No podemos permitirnos bajo punto de vista alguno contar con una Fuerza Pública maniatada. Tampoco una delincuencia común y organizada de distinto origen y propósito con espacios dables de permisiva actuación, toda vez que ello nos llevará irremediablemente y más pronto que después a un total descontrol del orden público fuera de control y un incremento exponencial de criminales y por ende de delincuencia, crimen y violencia.

*Luis Gilberto Ramírez Calle. General (r) Ponal. Administrador. Asesor y Consultor en Seguridad, Inteligencia y Defensa Nacional. Abogado. Especializado en Derecho Administrativo

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.