Francisco Javier Vásquez Asencio

Por: Francisco Javier Vásquez Atencio*

La desigualdad constituye una amenaza para el desarrollo social y económico, debilitando el crecimiento de los países, fomentando la pobreza global, especialmente en relación a los grupos más vulnerables y mermando el sentimiento de realización y la autoestima de las personas.

El ODS 10 pretende reducir la desigualdad de ingresos y oportunidades entre países y dentro de ellos; reduciendo la pobreza en las zonas más desfavorecidas del planeta, promoviendo la inclusión social, económica y política de todas las personas, especialmente de los grupos vulnerables, impulsando políticas a nivel internacional para mejorar la regulación y el control de los mercados e instituciones financieras y alentando la cooperación al desarrollo y la inversión extranjera directa en las regiones que más lo necesiten.

Las empresas y el sector industrial juegan un papel importante para conseguir alcanzar este Objetivo, proporcionando condiciones laborales dignas a través de toda su cadena de valor, especialmente para grupos desfavorables, redistribuyendo de forma más igualitaria los salarios a los empleados, implantando mecanismos para evitar la evasión fiscal y fomentando proyectos de cooperación al desarrollo. En la actualidad, a pesar de que la desigualdad de ingresos entre países se ha reducido, la misma ha aumentado dentro de ellos. Las desigualdades basadas en los ingresos, la orientación sexual, la clase, el origen étnico, la raza, el género y las oportunidades siguen persistiendo en todo el mundo, en países desarrollados y en vías de desarrollo. Es así que se ha llegado a la conclusión de que el crecimiento económico de un país no es suficiente para reducir la pobreza y las brechas de desigualdad si este no toma en cuenta las tres dimensiones del desarrollo sostenible: la económica, la social y la ambiental.

La reducción de las Desigualdades, es fundamental ya que la igualdad es una herramienta necesaria para alcanzar el desarrollo sostenible, promover la innovación, proteger el medio ambiente, aumentar la productividad, tanto en el sector público como en el privado, y fortalece las democracias, mismas que son claves para proveer bienes y servicios públicos y desarrollar políticas inclusivas. Consecuentemente, es necesario tener un cambio transformador articulado entre los diferentes actores de una sociedad, incluyendo al gobierno, las empresas, la sociedad civil, los gremios y la academia, para así alcanzar las diferentes metas dentro del ODS 10 y reducir las brechas de desigualdad que afectan a los grupos más vulnerables.

La desigualdad de ingresos perjudica, asimismo, la igualdad de oportunidades entre las personas, especialmente en el acceso a un trabajo digno o a servicios de salud y educativos. Además, existen determinados grupos vulnerables, como los migrantes, las mujeres o las personas con discapacidad, que sufren una mayor desigualdad de ingresos y oportunidades, por lo que requieren soluciones ajustadas a su contexto particular. Para reducir la desigualdad dentro de los países habrá que ampliar el margen normativo y fiscal a nivel nacional de forma que cada país pueda establecer una combinación de políticas que beneficie a todos y, en particular, aumente los ingresos de las personas más desfavorecidas; dos variables decisivas serán el empleo y los salarios. La creación de empleo sigue siendo la única manera segura de luchar contra la pobreza de forma sostenida, en especial allí donde la fuerza de trabajo crece rápidamente. Ahora bien, el aumento de los salarios también es necesario para expandir la demanda interna, que se considera cada vez más como un componente esencial de un crecimiento más sostenible.

Este momento de crisis también se debe aprovechar como una oportunidad para invertir en políticas e instituciones que puedan invertir la situación de desigualdad. Aprovechar un momento en el que las políticas y las normas sociales puedan ser más flexibles que en épocas normales y dar pasos radicales que aborden las desigualdades que esta crisis ha puesto de manifiesto puede encauzar al mundo de nuevo hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

*Administrador de Empresas. Especializado en Recursos Humanos. Especializado y Magister en Gerencia Social francisco.vasquez.atencio75@gmail.com  @franvasquez06 

Por editor