Ec. Esp. Omar Escobar

Nada es eterno, todo cambia…Es así como desde 1985, las exportaciones del tío Sam, crecen pero a un ritmo mucho menor que el resto del mundo, y en especial las importaciones de China a EEUU, comienzan a tener el peso del oso; a inicios del 2000, están son de 100.000 millones de dólares por encima de las exportaciones de USA a China, además el ritmo de crecimiento de las importaciones, lleva por primera vez a crear un déficit comercial para USA, llegando a 350 mmd en 2017, según datos de la Oficina de Censo de Estado Unidos.

Justo en este año, el 20 de enero de 2017, Donal Trump, inicia su régimen de gobierno y se empeña en revertir la globalización y afianzar el proteccionismo para devolver al país, su antiguo esplendor. En este año, según el Departamento de Comercio de EE.UU. dice que la brecha entre exportaciones e importaciones se redujo en un 8,2%, lo que coloca al país en camino para registrar su primera declinación anual en seis años, pues en 2018, el déficit rondaba los 627.700 millones de dólares, y en 2019 bajo a 616.800 md.

Gráfica 1. Déficit Comercial

En cuanto a la balanza comercial con China, principal socio y rival estadounidense, En 2017, llegó a 419.000 mdd y para el 2020, el déficit cayó en un 17,6% (USD 345.600 millones), esto como resultado de la escalada arancelaria para contener las importaciones de China a USA, sin embargo, en enero de este año, firmaron un acuerdo que frenó los aumentos de aranceles.


Gráfica 1. Déficit Comercial

Como era de esperarse, en 2015 el PIB de USA bajo considerablemente y en el año 2019 representó un incremento del 2.9%. Sin embargo, China, creció notablemente desde 2001, cuando se incorporó a la Organización Mundial de Comercio y comenzó a mejorar significativamente su posición y sus relaciones con buena parte del mundo. En la siguiente gráfica se puede mirar, el desconsuelo gringo frente a la China comunista, donde se presenta la variación porcentual del crecimiento del PIB en ambos países:


Gráfica 2. Comparativo del PIB: USA frente a China

Si bien la economía estadounidense, aún mantiene una superioridad, no pasa lo mismo con el índice de crecimiento, lo cual, la ha llevado a tener el déficit comercial, antes citado. En décadas pasadas la economía estadounidense crecía por encima del 4%, solo que ahora lo hace más lento y similar a países latinoamericanos, así también ha logrado bajar la tasa de desempleo, pasando de un 8.3% en el 2012, al 3.6% en 2019. En 2017, Trump la encuentra en 4.7%, lo cual sería un logro para este señor. Lo irónico es el endeudamiento tan alto que ha alcanzado esta economía; para 2019 su deuda externa representa el 98,5% de su PIB, mientras que para China representa el 13.3%. A largo plazo, los acreedores cobran factura o mejor dicho, el sistema financiero mundial, dueño de los pasivos públicos de USA, gozan de privilegios que brinda la llamada: “libre competencia”. Bien lo decía, en 1913, el mismísimo presidente Woodrow Wilson: “los dueños de los Estados Unidos, son una coalición de capitalistas e industriales”.

La deuda de USA para este año ya supera el 107% de su propio PIB, lo cual se traducirá en una política monetaria flexible, bajando tasas de interés pero aumentando impuestos y a la vez el mercado de activos será menos atractivo para quienes poseen bonos del tesoro…es decir, el panorama para la libre inversión, no es favorable Esto explica en gran parte la batalla comercial suscitada por Trump, la cual seguirá por otro tiempo en contra de empresas chinas…el objetivo es detener el avance del dragón…Me pregunto: Dónde queda el libre mercado?.


Tabla 1: Países más endeudados
A este ritmo de crecimiento de la deuda estadounidense y con un bajo crecimiento industrial, se estima que la economía china superará a la estadounidense colocándose como primera
potencia mundial en el término de 10 años, aumentando así mismo su PIB per cápita como uno de los más altos del mundo, asegura un informe del Centro para Estudios del desarrollo del Consejo de Estado de China. Esto lo sabe Trump, y como buen jugador inmobiliario, socavará los cimientos de su contrincante. CONLUSIÓN Estados Unidos, como adalid de la democracia, la libertad y la seguridad trata de protegernos frente al avance de la China Comunista…así lo habíamos digerido, sin embargo, bajo otra lectura, la balanza comercial indican la supremacía del poder y la lucha entre dos gigantes por el control del mundo, basado específicamente en “la deuda”, y la reorganización del mercado mundial.
En el escenario internacional, Estados Unidos, utiliza todo el poder del Estado, dizque típico de gobiernos comunistas, pero todo vale para evitar el avance de sus competidores, mientras que en la China comunista florece como nunca el libre mercado, bajo la lupa de Xi Jinping; clara muestra que la economía prevalece sobre las formas de gobierno. Entonces, la economía mundial ha entrado en una etapa donde el sistema financiero internacional requiere un reseteo, pues el dólar se cuestiona como divisa patrón; más no implica perdón de la deuda externa para un país, menos para un mortal ciudadano, pues la deuda es el instrumento político de sometimiento comercial que tienen los gobiernos, por ello, una estrategia fundamental es la reducción de la misma, pues ésta o su crecimiento no debe sobrepasar el incremento de la productividad…condición para mantener libertad de mercados.

REFERENCIAS

Beams Nick (2019). Aumenta la concentración de riqueza en EE.UU y en todo el mundo.

https://www.wsws.org/es/articles/2019/02/16/zucm-f16.html

Bloomberg. (2018). Se está gestando una nueva crisis financiera: En:

https://www.elespectador.com/economia/se-esta-gestando-una-nueva-crisis-financiera- george-soros-articulo-791322

WEF (2019). Deuda mundial. En: https://es.weforum.org/agenda/2018/06/este-grafico-

muestra-el-aspecto-de-la-deuda-mundial-de-63-billones-de-dolares/

Por admin