Por: Hernando Manjarres Altahona*

Es histórico que cuando juega la selección Colombia, después de terminar el partido salen a luz, más de 40 millones de técnicos en el país, un país acostumbrado en los últimos años a ver un equipo aguerrido, contundente, generadores de fútbol y decisivos entre otros aspectos.

Infortunadamente lo que se ve en la realidad es un balance pobre y mediocre; de nueve puntos posibles se obtienen tres puntos y con cero goles. Con el empate contra Uruguay, Reinaldo igualó una racha de 6 partidos invictos en Eliminatoria, que había logrado con Colombia en las clasificatorias al Mundial 2006; también alcanzó a Jorge Luis Pinto (6 juegos sin perder). Pero ahora se suma en ese invicto con un presente improductivo y poco eficaz.

La poca generación de juego y la falta de efectividad en los goles tiene nombre propio; el no saber acomodar a los jugadores en su puesto, muchos ex jugadores critican a Rueda y es precisamente por eso; por no llamar a los que son y en el momento de definir los once inicialistas sigue improvisando en la alineación.

Juan Román Riquelme dijo una vez: “cuando los partidos estén duros, a los talentosos hay que hacerlos jugar para rematar, el rival está cansado y ahí pesan los que saben con la pelota.” Frase que aplica para el juego de Juan Fernando Quintero el cual debe rematar los partidos igual que Falcao y no ser inicialistas, pero Rueda hace todo lo contrario. Así lo explotó futbolísticamente Marcelo Gallardo e hizo historia con “Juanfer”.

Quedan 9 puntos definitivos para la tricolor, y ese sueño que se llama Qatar; Rueda verá si sigue con Duván Zapata de puntero, con los laterales sin definir y si mantiene a Matheus Uribe de titular; que por el nivel mostrado no debería ser convocado para una próxima cita

*Comunicador Social – Periodista.  Magister en Comunicación, Desarrollo y Cambio Socialhernando.manjarres@gmail.com 

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *