Por: José Manuel Herrera Villa*

Uno de los desafíos más importantes de la humanidad, es sin duda alguna  la protección del medio ambiente, al que hay que necesariamente hacerle frente, con el firme propósito y compromiso de encaminar a la sociedad toda hacia la protección del entorno. Este compromiso debe estar soportado en la verdad que la única ruta para ventilar los asuntos ambientales es mediante soluciones a escala mundial y mediante un desarrollo sostenible, a efecto de considerar aspectos de orden económico, social y ambiental, camino a satisfacer las necesidades de la generación actual sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para satisfacer las suyas.

Los procesos de la vida se caracterizan por los permanentes cambios que en ellos ocurre; de ahí que en la medida que se han dado en las orbitas sociales, económica, políticas y culturales, igual se han sucedido en la estrategia de la atención a la problemática ambiental. Muchos han sido los esfuerzos concretados en la comprensión de la relación actividad humana / medioambiente; pero la realización de mayores progresos futuros en relación con los programas ambientales, depende de la ocurrencia de nuevos cambios culturales en la sociedad, siendo necesario avanzar en alcanzar una mayor integración entre las formas de vida y el desarrollo material con los intereses ambientales.

La conservación del medio ambiente y la protección de los recursos naturales debe realizarse sobre bases científicas, definir condiciones óptimas para salvaguardar la naturaleza en beneficio de las actuales y generaciones por venir. De la misma manera se deben crear las bases para desarrollar los Sistemas de Gestión Ambiental Empresarial, capacitando a los gestores ambientales e incentivando a los empresarios que incorporen el componente ambiental como un elemento de competitividad en sus actividades económicas, a efecto de permitir avances reales en el diseño de políticas y en acciones concretas en el cuidado ambiental.

La gestión debe estar señalada por una visión más amplia de las posibilidades reales de una organización para resolver determinada situación o arribar a un fin determinado, amén de asumirse como la disposición y organización de los recursos de un individuo o grupo para obtener los resultados esperados y que bien pudiera generalizarse como una forma de alinear los esfuerzos y recursos para alcanzar ese fin.

La gestión, nos dice Joan Amat, es dirigir las acciones que constituyan la puesta en marcha concreta de la política general de la empresa, es tomar decisiones orientadas a alcanzar los objetivos marcados, por otra parte la Gestión de la Producción es un conjunto de responsabilidades y de tareas que deben ser satisfechas para que las operaciones propiamente tales de la producción sean realizadas respetando las condiciones de calidad, de plazo y de coste que se desprenden de los objetivos y de las estrategias de la empresa. Por su parte el académico Hugues Jordán, refiere la Gestión como dirigir las acciones que constituya la puesta en marcha concreta de la política general de la empresa y tomar decisiones orientadas a alcanzar los objetivos marcados. Maritza Hernández, plantea que: «la gestión es el proceso mediante el cual se formulan objetivos y luego se miden los resultados obtenidos para finalmente orientar la acción hacia la mejora permanente de los resultado

La Guía metodológica para la realización de auditorías de gestión, la define como aquella que comprende todas las actividades de una organización que implican el establecimiento de objetivos y metas, así como la evaluación de su desempeño y cumplimiento; además del desarrollo de una estrategia operativa que garantice la supervivencia de la misma, según el sistema social correspondiente.

A la luz de lo expuesto, es de considerar que la gestión debe y tiene que estar caracterizada por una visión más amplia de las posibilidades reales de una organización para resolver determinada situación o arribar a un fin establecido, al tiempo de permitir la orientación de las funciones que ayuden a tomar decisiones orientadas a alcanzar las metas trazadas, ya que se trata de medir los resultados logrados para posteriormente orientar la labor hacia la mejora permanente del sistema, encaminadas a alcanzar los objetivos planificados. jomahevi@gmail.com. Profesional en Administración y Finanzas.  Especializado en Auditoría Integral

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.