Cifras de Fenalco en el 2020 señalan que en Colombia existen cerca de 266.000 tiendas de barrio. El gremio trabaja en iniciativas para evitar cierres de estos establecimientos.

A pesar que los problemas macro son el dolor de cabeza para los Gobiernos y empezar la reactivación es la prioridad inmediata, existen factores que afectan la economía del día a día en la población. Sitios como: tiendas de barrio, Zapaterias, Fruvers, lavanderias, droguerias y pequeños y súper mercados, también han sufrido los efectos de la pandemia y de los toques de queda, y se han acomodado a las nuevas circunstancias.

En Barranquilla y en Soledad Atlántico, los tenderos se han visto afectados por los constantes toques de queda requeridos por las autoridades de salud y policial, para “frenar” el aumento de  contagios por el covid -19 impuestos todos los fines de semanas.

El señor Antonio Merlano, un barranquillero quien ha dedicado 23, de sus 52 años de edad al comercio,  nos manifiesta que, desde que llegó la pandemia al pais y el gobierno nos sometió en  cuarentena durante seis meses, hasta la fecha ha tenido en su negocio una perdida de más de  6.000.000 millones de pesos  en ventas.  El señor “Toño” como es conocido, administra  su tienda en el barrio los Robles de Soledad en compañía de su esposa Claudia De Merlano, quienes afirman  que las ventas se reflejan más  en los famosos “fiados o vales” que decontado. esto los perjudica porque  con el incremento de los precios de la canasta familiar, no pueden ir al mercado a hacer sus compras para surtir la tienda, por que,  por ejemplo el valor del cartón de huevos es de 10.500 pesos, las carnes rojas, el aceite y otros productos básicos sus precios están por las nubes.

El señor “Toño, aprovechó para hacerle una invitación al gobierno nacional, pidiéndole  que mire la manera de mejorarle  la situación, no solo a él, sino a sus compañeros y colegas tenderos, en que todos puedan trabajar sin afectaciones económicas , ya que son personas independientes que  necesitan estabilidad para sacar adelante sus respectivos  negocios y familias,  así poder hacer sus aportes de impuestos y pagos de servicios públicos puntuales. Finalizó pidiendo unas series de medidas para que los ciudadanos puedan hacer sus compras en las tiendas de sus barrios, sin verse perjudicados.

Por: Iván Meneses

Periodista e investigador.

Por admin