Ec. Esp. Omar Escobar

“Cada pueblo merece sus gobernantes”, y conocer a sus dirigentes como a la élite de poder que representan, es un deber de todo ciudadano. Hoy presento a dos dirigentes, no solo de un partido sino de un grupo social que se disputa el poder para gobernar un pueblo: Guillermo Lasso del Partido Social Cristiano (PSC) y, Andrés Arauz de Fuerza Compromiso Social.

El Partido Social Cristiano es un partido político ecuatoriano de centroderecha guiados por la doctrina social de la Iglesia Católica fundado en 1951 por Camilo Ponce y Sixto Duran Ballén, quienes defienden la economía social de mercado. Sus fundadores como el resto de líderes han gobernado Ecuador desde hace más de un siglo y han surgido del seno de familias pudientes asociadas con una fuerte trayectoria política, razón por la cual, ejercieron el control sobre el Estado hasta el 2006.

Guillermo Lasso es un banquero guayaquileño de 65 años, Doctor Honoris Causa en 2011. Desde los 15 años se vinculó como trabajador al sistema financiero y fundó su primera empresa constructora en 1978, y seis años más tarde fue presidente de Finansur, la cual se fusionaría con el Banco de Guayaquil en 1989, ocupando cargos directivos y accionista principal. Pero lastimosamente cuenta con un extenso prontuario de corrupción, estafas y mentiras que las oculta tras la figura de empresario y como miembro del Opus Dei. Dicha organización católica, se codea con la alta burguesía ecuatoriana, tanto que llego a recolectar fondos para erigir una estatua en favor de León Febres Cordero, propiciado por su sacerdote Antonio Arregui… de allí la intromisión de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana en asuntos de Estado, toda vez que Eloy Alfaro dio su vida por un Estado Laico…Un joven guayaquileño emprendedor pero que una vez conoció los vericuetos de la financiación Banca Privada y Estado, pudo más la ambición desmedida a lo largo de su vida adulta que los sueños del adolescente Lasso, razón por la cual, hay mínimas garantías para ese pueblo que lo respalda ciegamente, pero que Lasso ha sabido cautivar, como también cautivo con 500 millones de sucres a la campaña presidencial de Jamil Mahuad en 1998, y fue recompensado como “Superministro de Economía y Energía” en ese gobierno. Fue en esa época, cuando gracias a su gestión, la migración subió a más de un millón de ecuatorianos, el endeudamiento externo llegó al 85,5% del PBI, la pobreza subió al 68%, los salarios reales cayeron en aproximadamente el 40% y el desempleo y el subempleo ascendieron al 35%, además de una devaluación que perjudicó a la población pero no a sus finanzas personales. Esto dio pie a la dolarización; medida no sólo implicó la pérdida de la moneda nacional sino también un enorme y profundo impacto social, por eso fue responsable del llamado “paquetazo de 2003” bajo el gobierno de Lucio Gutiérrez, cuando se desempeñó como “embajador itinerante”, cargo desde el que negoció con los EE.UU y el FMI un préstamo por 200 millones de dólares a cambio de una sustancial disminución del gasto público y social que derivó en un aumento del precio de los combustibles, la reducción de los subsidios al gas y la electricidad, el congelamiento de salarios y pensiones jubilatorias y el despido masivo de empleados públicos.

Para finalizar, su palabra como caballero queda en entredicho pues el pasado viernes  12 de febrero, tras el empate técnico, el CNE anunció que en una reunión con Lasso y Pérez se acordó recontar el 100% de los votos en la provincia de Guayas y el 50% en otras 16 provincias…una semana después, Lasso se retractó de tal acuerdo y dijo que era inoficioso y una pérdida de tiempo abrir el 50% de las urnas… el CNE, había resuelto el desempate: Partido Social Cristiano 19,66 contra 19,61% del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik… contradicciones y falta de palabra; propio de un mercader.

Su contrincante: Andrés Arauz, es un economista y político, con 36 años, con una trayectoria académica impecable; Licenciado en Economía y Matemáticas por la Universidad estadounidense de Michigan, es magister en Economía del Desarrollo por FLACSO-Ecuador y doctorado en Economía Financiera por la Universidad Nacional Autónoma de México, además domina el inglés, el francés y el ruso. En el año 2009, logró una plaza en el Banco Central de Ecuador por concurso de méritos y fue director general entre 2011 y 2013. Posteriormente sería subsecretario de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, y director general del Servicio Nacional de Contratación Pública. Finalmente, entre 2015 2017, sería nombrado por Rafael Correa ministro de Conocimiento y Talento Humano, cargo desde el que dirigía la coordinación y supervisión de la ejecución de políticas, programas y proyectos de los ministerios de Educación, Cultura, Educación Superior, Ciencia y Tecnología. A finales de 2017, junto con un grupo de economistas, fundó el Observatorio de la Dolarización (observatorio.ec), una institución de producción de pensamiento y reflexión en torno a temas económicos.

El plan de Arauz contempla un gasto público expansivo y políticas para generar desarrollo y facilitar el acceso a los recursos productivos. También se propone restringir la competencia desleal y fortalecer los mecanismos de protección de los consumidores, la banca pública y las finanzas populares y solidarias. A su vez busca disminuir de manera generalizada las tasas de interés, llevar a cabo una reforma tributaria progresiva para que paguen más los que más riqueza tienen e incentivar la repatriación de capitales y evitar la fuga de divisas. A pesar de la crítica situación económica del país su propuesta bandera es la entrega de un bono de 1.000 dólares a un millón de familias en su primera semana de gobierno, lo que ha despertado gran interés en las familias pobres y preocupación en la oposición por la caja fiscal.

La decisión es del pueblo ecuatoriano, al menos su sistema democrático le permite escoger entre un plebeyo transformado en oligarca y un clase media pero oligarca en términos académicos.

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.