Periodico El Derecho

Llega hoy a nuestras páginas, una selección de poemas de la prolífica y hoy nonagenaria poetisa samaria, Denis Cecilia Pavajeau Mendoza “Depamen”, recogidos los cuales en su poemario “Ecos de amor”. Sus vivencias de niña estuvieron divididas entre Santa Marta y Aracataca, la tierra de nuestro Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, población donde cursó su primera etapa escolar. En su juventud, creó un pequeño colegio en el Barrio Cundí, labor que alternaba con la educación de sus hijos donde enseñó a leer y a escribir a muchos samarios, quienes la llamaban “seño Denis”. Formó a su familia con adjetivos de su herencia, tesón y mucho amor. Mujer, madre abnegada, luchadora incansable por la educación y bienestar de sus hijos, amante de su tierra a la que honra constantemente con su atildada pluma.

Sus innumerables poemas muestran su amor a su familia, amigos y ciudad. Dictó con gran concurrencia durante varios años, los talleres “Escribamos Poemas” y “Leyendo Poemas”. El 24 de julio de 2009, fue reconocida como Ciudadana Benemérita de la Patria Colombiana, por la Fundación de Periodistas Bolivarianos de América, dentro del programa “Memoria viva de Santa Marta”. La columna “Orientación Lingüística”, del diario samario El Informador, en el mismo año, resaltó sus poemas durante varias semanas. La obra más grande como poetisa, es el legado que ha dejado a la sociedad samaria con sus poemas, los que son aprendidos y declamados por estudiantes de los distintos planteles educativos de la capital del Magdalena. A sus 92 años cumplidos, su energía y vitalidad son envidiables. Sigue formando parte de las Legionarias de la Catedral de Santa Marta, donde acude semanalmente con devoción sincera para sus labores espirituales.

🔹 MI RECOMPENSA

De ocho hijos que me dio la vida / he vivido orgullosa, no lo niego / ellos van curando mis heridas / me llenan de alegría y de sosiego/ Dos hombres selectos, buenos y apuestos / seis mujeres talentosas y educadas, / a los ocho arrullé en mi seno, / a lo ocho, calentó mi almohada./ Son mis hijos cajitas de sorpresas / donde guardo mis grandezas, mis tesoros / esos ocho hijos son la recompensa / de mi vida destrozada y de mis lloros.

🔹TU NOMBRE
No me gusta pronunciar tu nombre / pero, lo oigo y me llena de emoción,/ es tu nombre, fuerte, de hombre / pero, a mí me causa gran dolor./

Tu nombre lo forman siete letras/ las que llevo aquí en mi corazón/ las digo siempre,/ en voz baja, con voz lenta, /porque son las letras de mi amor./

Tu nombre, de mí no se ha borrado,/ aunque casi nunca lo pronuncio/ aquí, muy adentro está guardado/ porque …/ a ese nombre, ¡yo nunca renuncio!

🔹TUS OJOS

Tus ojos como verdes madrigales/ dejaron en mi ser profundas huellas,/ a veces fieros, como dos puñales/ a veces bellos, como dos estrellas./

Tus ojos de mirar inolvidable/ fueron para mí, sueños peregrinos,/ como el agua que Dios le da al sediento/ y el maná, para el hambre del camino./

Esos ojos de mieles traicionera/siempre bajo la sombra y el misterio/ mi vida, asediaron por doquiera,/ en la iglesia, en la calle, el cementerio,/ aquí en la vida han sido mis recuerdos/ allá en mi tumba serán mis compañeros.

🔹QUIÉRELO

Cuando te fuiste, me quedé muy triste/ tu voz la escuchaba por doquier/ esas palabras que siempre me decías/ eres mi vida, ¡eres gran mujer!/

Como olvidarte si siempre te he querido/ aunque olvido me pide la razón/ tu nombre lo llevo bien grabado /porque ¡quiérelo! me dice el corazón./

Dicen que el tiempo y la distancia/ nos borra de la mente todo amor/ yo, solo sé que las letras de tu nombre/ son los latidos que da mi corazón.

🔹AQUEL AMOR

Aquel que recibí con alegría/ que me llenó de sueños e ilusiones/ mi alma la partió en pedazos/ al sufrir tan crueles decepciones.

Que te quise con locura tu supiste/ más, en pena tornaste mi ternura/ porque con saña el corazón rompiste/ cambiando mi amor por amargura./

El amor lo mataste, eso pensé/ pero en mi memoria tu recuerdo impera/ hoy, que siento por ti ya no lo sé/ solo, que en el fondo de mi alma, algo te espera.

🔹TEJIENDO FANTASÍAS

En un libro de versos ya olvidado/ cierta tarde de amor quedó escondida/ una flor como emblema del pasado /señalando la estrofa preferida./

¿Por qué, si fuiste la voz y el suspiro/ de esa estrofa con flores señalada/ te fuiste, dejando en el olvido/ lo que tanto decías que te gustaba?./

Con versos, canciones y con flores/ pasábamos tejiendo fantasías/ creyendo serían eternos los amores/ sin pensar que como flores morirían.

🔹ASÍ ERA YO

Mirando el mar y sus altivas olas/ los recuerdos acuden a mi mente/ “asi era yo”, altiva y orgullosa/ mi orgullo más grande fue quererte./

El mar se agita, sus olas se rebelan/ y corren abrazarse con la arena/ “asi era yo” estando entre tus brazos/ se agitaba la sangre de mis venas./

Es tan grande el mar y tan profundo/ que se pierde allá en la lejanía/ “así era yo” perdiéndome en mi mundo/ de vivir en tu amor mi fantasía./

Mirando el mar, ha venido a mi recuerdo/ aquel pequeño y bello caracol/ me lo diste diciéndome “te quiero”/ un beso amor, te dije, “asi era yo”.

🔹AMIGO TU QUE SABES

Amigo tu que sabes, no le cuentes/ que me viste llorando por su ausencia/ dile que fui feliz, que de mi mente/ el tiempo fue borrando su presencia./

No le cuentes que esperarlo fue mi anhelo,/ fue mi dicha, mi alegría y fue mi aliento,/ no le cuentes que aferrada a su recuerdo/ mi vida se la fue llevando el viento./

No le cuentes amigo que mis ojos/ se apagaron poco a poco por el llanto/ dile que fui feliz y que de hinojos/ para él a Dios pedí gloria y encanto.

🔹TE ESPERÉ

Te esperé con ansias y en silencio,/ del corazón soportando sus latidos/ que decían no esperes, todo es vano, / borra tu mente, llévalo al olvido.

Y como hoja que marchita el viento,/esperé que cerraran mis heridas/ te esperé, te juro que no miento,/ y esa espera me dejó dormida./

Desperté, no recuerdo tu presencia/ aquella noche que me dejó vencida/ de mi mente la borró tu ausencia/ y yo me he reconciliado con la vida.

🔹TE OLVIDARÉ

Como a todas las cosas, te olvidaré algún día,/ y me iré a otros lugares muy lejos de aquí,/ y no volveré a escribir nunca más poesías,/ porque mis poesías solo eran para ti./

Cuando ya te olvide y deje de hacer versos/ y no haya ilusiones en mi corazón,/ una palabra, una canción, un gesto,/ harán que te recuerde con algo de emoción./

Tal vez una amiga me dirá que te ha visto/ que dices, que algunas veces te acuerdas de mí,/ apretando los labios contestaré: ¡Mentira!/ y cerrando los ojos, me acordaré de ti./

Y no podré olvidarte aunque crean que te olvido/ porque cuando de verás se quiere, no se olvida jamás/ igual que un río seco no puede olvidar/ que sus aguas corrieron un día para el mar.

🔹MIS HIJOS

Son ustedes hijitos de mi vida/ los seres de mi adoración,/ sin ustedes se que moriría, / en pedazos, mi pobre corazón./

Son ustedes pedazos de mi alma/ los hijos que Dios me regaló/ para que con ustedes compartiera mi amarga copa de dolor./

¡Ay¡ que fuera de mi vida sin ustedes,/ ¿quién mis penas, me podría aliviar?/ Son ustedes pedazos de mi alma/ quienes pueden mi vida consolar./

Por eso “Señor”, te ruego, los protejas,/ dales siempre tu amparo y bendición/ quítales del camino las espinas/ sé, siempre su guía y sé su salvación.

🔹ROSA DESTEÑIDA

Recuerdo que ayer, yo joven era,/ linda, porque la juventud es bella/ parecía la flor de una pradera mis ojos brillantes como estrellas./

Como ave de esperanza yo volaba/ a posarme en las ramas del camino/ esperando que, mis siempre, firmes huellas/ me llevaran al final de mi destino.

Mas, que se hizo mi anhelo,/ mi gracia, mi perfume?/ Donde están mi esperanza,/ mi dicha contenida?/ Como a tantas, el tiempo me consume/ y hoy, solo soy una rosa desteñida.

🔹COPA DEL OLVIDO

Levanto la copa del olvido/ y brindo por tu larga ausencia/ los recuerdos vividos ya se han idoy en mi vida ya no cuenta tu presencia./

Y, si a veces, por tenaz, recuerdo,/ en esa misma copa del olvido/ una gota de llanto en vino envuelvo/ y brindo alegre, por recuerdos idos./

Una copa brindo por los vivos,/ una oración hago por los muertos/ pero aquellos que solo están perdidos/ esos recuerdos los entrego al viento.

🔹MI PENSAMIENTO ESTÁ DE LUTO

En el tiempo sin fin de mi olvido/ no hay nostalgias, tristezas ni alegrías,/ los recuerdos huyeron mal heridos/ al irse la noche y al llegar el día.

Mi alma vuela al azul del cielo/ en hálitos de risas o de llantos/ mientras mis manos buscan por el suelo/ de la vida pedacitos de su encanto./

A veces, de luto está mi pensamiento/ cuando me encuentro con mi soledad/ pero me digo, aún con dolido acento,/ no, ya no hay nada que te pueda atormentar.

🔹BÚSCAME

En el fondo de tu olvido/ y en los espacios perdidos,/ búscame,/ que yo siempre estaré contigo./

En el ansia de los recuerdos/ muy adentro de tu vida/ búscame,/ no voy a estar muy lejos./

En tus sueños perturbados/ en tu inmensa soledad/ en tus años ya acabados/ búscame en tu verdad./

En tu apasionado amor/ en lo que has dejado atrás/ búscame en tu corazón/ y allí me encontrarás.

🔹LA GRAN CIUDAD

Extasiada, mirando por la ventana/ contemplaba la hermosa serranía/ que nos ofrece el aire en la mañana/ y con el cielo en colores, la armonía.

Era mi pueblo tan noble, tan bonito,/ su belleza, natura se la da,/ que lástima que la quieran tan poquito/ aunque ya tienes visos de ciudad./

Cuando un pueblo bueno se transforma/ y una metrópolis quiere parecer/ va perdiendo lo noble de su forma/ su belleza, su gente y su querer.

Es por eso querida Santa Marta/ como pueblo te quise mucho más/ hoy, miro triste al ver cómo te matan/ quienes quieren convertirte en gran ciudad.

🔹COMO TU NINGUNA

Si como yo te quiero, te quisieran tantos/ pedacito de tierra por mi tan amada/ cuando estoy lejos me llena de espanto / que no sea tu suelo mi última morada.

Yo te quiero mucho, te llevo en el alma/ porque quererte es cosa muy grata/ quererte y amarte, con toda la calma/ como yo te quiero, ¡oh!, mi Santa Marta.

No sé qué tienes mi tierra querida/ te miro y me llena tu encanto/ lejos de ti, me siento perdida pero cuando vuelvo, se acaba mi llanto./

Quiero tus playas, tus calles, tus noches,/ quiero tus montañas, tu cielo, tu luna,/ tú no tienes nada que yo te reproche, ¡oh mi Santa Marta! como tu ninguna,

🔹EL LENGUAJE DE LAS FLORES

Tienen las flores su lenguaje que es una especialidad/ con su aroma y su color todo lo pueden hablar;/ en las penas y dolores ellas vienen a aliviar/ y en todas las alegrías no se cansan de brillar./

Cada una con su forma y bellísimo esplendor,/ unas palabras expresan, según fuese la ocasión./ Una rosa roja es el amor pasional/ y los claveles pregonan todo lo maternal./

Más, si la suerte queremos para toda la familia/ ahí están las margaritas, que sean todas amarillas./ Si la inocencia y ternura tenemos que demostrar/ aparecen lirios blancos con aroma celestial./

Cuando la hora nos llega y tenemos que partir/ el adiós va perfumado con aroma de jazmín;/ nunca falta una corona de moradas florecitas/ que nos despiden diciendo, adiós ánimas benditas./

Ya se pueden convencer que las flores pueden hablar/ lo expresan todo tan tierno con ese aroma especial;/ a las flores hay que amarlas para poder entender/ que nos alegran el alma y la entristecen también. /IVA

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
12
+1
8
+1
4
+1
0
+1
0

Por editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *